Rechazaron al Defensor Público de San Lorenzo

Rafael Martínez Fiscella es el abogado que rechazó la fiscalía y estaba postulado a Defensor Público en San Lorenzo. El jueves la Asamblea Legislativa rechazó su pliego, por compartir "espacios académicos " con el Ministro Juan Lewis.


Rafael Martínez Fiscella es abogado. Con solo 29 años, estuvo a punto de convertirse en uno de los funcionarios judiciales más jóvenes de la provincia. Como mérito, obtuvo la calificación más alta en una de las etapas del concurso de fiscales y defensores que lanzó el gobierno provincial el año pasado. Superó otras instancias y fue postulado para ser Defensor Público en los tribunales de la ciudad de San Lorenzo. Pero el jueves, la Asamblea Legislativa rechazó su pliego. Otros trece profesionales recibieron la aprobación, él fue el único que no obtuvo el visto bueno. La diputada María Eugenia Bielsa lo acusó de compartir “espacios académicos, estudios jurídicos y clientes” con el actual Ministro de Justica Juan Lewis y su antecesor Héctor Superti. Él lo niega y aduce: “Acredité idoneidad como manda la Constitución Nacional para acceder a cargos públicos, son falsedades al borde del disparate”. No descarta recurrir el resultado de la votación.

En los días previos al jueves, corría el fuerte rumor de que la Legislatura no convalidaría los pliegos de los postulantes que desempeñen funciones dentro de la órbita del Ministerio de Justicia. La Provincia envió las dos primeras tandas de fiscales y defensores, casi con la seguridad de que serían aprobados sin inconvenientes. Por lo que una negativa considerable hubiera sido un golpe muy duro para el área que encabeza Lewis. En lo que queda del año, el Ejecutivo trasladará a la Comisión de Acuerdos los pliegos que restan y es de esperan que se repitan las tensiones con argumentos similares a los que expuso Bielsa.

El pliego de Martínez Fiscella recibió 41 rechazos, un número “sospechoso” para el abogado, que se siente “víctima de un manejo político”. Trabaja como empleado en el Instituto de Recuperación del Adolecente Rosario (IRAR), al que accedió tras ganar un concurso, por lo que se encuentra molesto con los “argumentos falsos” que se vertieron al momento de la negativa. “No soy funcionario, concursé para acceder a mi empleo actual, me afecta el rechazo porque para uno implicó un gran esfuerzo, debo volver a tribunales a trabajar como siempre, pero la falsedad ya se instaló y me siento realmente agraviado”, consideró.

El año pasado, Martínez Fiscella prevaleció en las tres etapas del concurso que convocó el Ministerio de Justicia: antecedentes, un examen teórico y en última instancia, una entrevista. Una vez culminada esa parte del proceso, el Ejecutivo elevó una terna a la Legislatura. En el teórico consiguió el puntaje más alto entre “35 y 40” postulantes, sacó 45 puntos sobre un total de 50. Y a las instancias restantes las pasó con “muy buenas calificaciones”.

Una semana antes de la votación se entrevistó con los diputados y senadores que integran la Comisión de Acuerdos. “Habré estado diez minutos, concluida la misma me felicitaron. Me preguntaron muy poco sobre mi actual lugar de trabajo y las tareas que desempeño. Me hizo una pregunta técnica la doctora (Griselda) Tessio, luego me hizo alguna pregunta la diputada (Alejandra) Vucasovich y otra diputada, creo que era (Silvia) De Césaris, me preguntó si trabajo en el Ministerio de Justicia. Respondí que sí, efectivamente y a ella ya le constaba mi lugar de trabajo y que era empleado por concurso”, describió.

“Sorprendido” por ser el único rechazado de la tanda, negó “cercanía” con Lewis y Superti. “Tengo mucha gente por encima en la cadena jerárquica hasta el ministro. Esto les constaba a los legisladores”, apuntó en ese sentido. Si bien no lo tiene decidido, no descartó recurrir el resultado. “Lo estoy evaluando, seguramente tomaré medidas, creo que voy a recurrir a la Justicia”, dijo y reveló que les solicitó audiencias a la diputada Bielsa y al diputado Mario Lacava. “Atento a la falsedad de los argumentos voy a intentar contactarlos para aclarar la situación, ya deja de ser un rechazo de un pliego simplemente, son situaciones que están al borde de la calumnia”, señaló Martínez Fiscella.

Comentarios