Locales

Reconocieron la trayectoria del bar El Ronco, Noi Indumentaria y Giordana Hermanos

El intendente Leonardo Raimundo recibió a miembros de las familias Di Bene, Dorto y Giordana, con quienes compartió un agradable encuentro. “Ustedes son ejemplo de laburo generación tras generación”, les expresó el primer mandatario local.

A través de declaraciones realizadas por el Concejo, la Municipalidad de San Lorenzo reconoció la trayectoria comercial de Noi Indumentaria, Giordana Hermanos y el bar El Ronco. Este jueves, en la sala de Prensa de la Municipalidad, el intendente Leonardo Raimundo y el subsecretario de Defensa del Consumidor y DDHH, Fernando Dagatti, compartieron un desayuno con las familias fundadoras de los tres comercios.

En octubre de 1983, Noi abrió su primer local en la galería San Lorenzo y, más tarde, en la década del 90 sumó otros dos, ambos por avenida San Martín, al 1601 y al 2501. En el año 2001, la firma hizo su apuesta más ambiciosa al inaugurar su sucursal más grande, que funciona en avenida San Martín y Doctor Ghio.

Actualmente, la empresa, en constante crecimiento, cuenta con 14 empleados y 3 sucursales.

Por su parte, la historia del emprendimiento de los Giordana se remonta a mediados de la década del 50, de la mano de la recordada Obdulia, que se dedicaba a atender los entonces llamados “banquetes” en diferentes eventos sociales.

Con el paso del tiempo y la necesaria colaboración de sus padres, Octavio Víctor Giordana y Romilda Carignano, Jorge Alberto Giordana y Víctor Daniel Giordana, entonces de 23 y 21 años de edad, respectivamente, adquirieron el fondo de comercio administrado por Dulia y fundaron la empresa familiar Giordana Hermanos.

En los albores de su emprendimiento, los hermanos Giordana, reconocidos como Gallo y Pato, fueron concesionarios de los clubes Red Star, YPF y Sarmiento, y proveedores del municipio desde el año 1974.

A fines de la década del 70 adquirieron el terreno ubicado en la tradicional esquina de Presidente Roca y Salta, donde construyeron un salón que sirvió de depósito y a la vez centro de elaboración para las fiestas, el que luego se fue extendiendo en su construcción.

Luego se sumó a sus actividades el alquiler de servicio para fiestas, impulsado por Don Octavio Giordana. Al comenzar la década del 90, además del comedor de DOW, la empresa trabajó para las plantas de Vicentin y Cargill.

Los cuatro hijos de Jorge y los cinco de Víctor continuaron brindando servicios en fiestas, y la nueva generación retomó la posta de los servicios gastronómicos en eventos. De este modo, fueron concesionarios del Club de Leones de San Lorenzo, realizaron inolvidables fiestas de graduación en la recordada confitería Doppo Disco y explotaron diferentes salones de fiestas de la región, como Anfitrión, La Aureliana, Alma Eventos, Red Star y La Bohemia.

“Los fundadores de esta empresa familiar sanlorencina hoy disfrutan de su merecida jubilación y llegan a estos primeros 50 años de trayectoria con el orgullo de ver que el esfuerzo de años continúa con las nuevas generaciones”, concluye la declaración.

En el año 1970, Elvio Di Bene, más conocido como “Ronco” o “Coco”, abrió un kiosco en un espacio cedido por el Club de Leones, sobre la vereda del Convento San Carlos.

Luego, el comercio se convirtió en un bar que atendía a los contingentes estudiantiles de visita por el sector histórico de la ciudad. Con el correr de los años, fue ganando parroquianos entre los vecinos de la ciudad hasta convertirse en una referencia en el rubro gastronómico local.

Actualmente, el hijo del Coco, Diego, lleva adelante una parrilla familiar con precios populares, ubicada en Pasaje El Inmigrante 708.

El intendente Leonardo Raimundo les expresó a los comerciantes: “En un país con dificultades económicas históricas y en el que hoy nada dura tanto, estas trayectorias de décadas y décadas merecen nuestro reconocimiento. Sobre todo porque se trata de familias que son ejemplo de laburo generación tras generación”.

5