Reconocimiento para los Perassi en la Legislatura provincial

Alberto y Alicia recibieron el saludo de decenas de legisladores, quienes los reconocieron por su "inagotable lucha" para saber qué pasó con Paula.


Hermes Binner

“Tengo 66 años y nunca pensé que a esta altura de mi vida iba a estar en este recinto que no conocía. Estamos acá con mi señora para agradecerles que nos escuchen, porque hace cuatro años que venimos con el corazón abierto y lamentablemente todos los que en algún momento nos intentaron curar lo hicieron poniéndonos sal en la herida”, sostuvo Perassi ante un recinto que lo escuchó en absoluto silencio y con sus bancas ocupadas por legisladores, abogados y allegados a la familia Perassi y representantes de organizaciones de derechos humanos.

El matrimonio estuvo flanqueado en el hemiciclo de la Cámara baja por su titular Luis Rubeo y el defensor general de la provincia Gabriel Ganón. El locutor leyó una nota en la que el gobernador Antonio Bonfatti se excusó por cuestiones de agenda de asistir a la ceremonia y manifestó su adhesión al reconocimiento impulsado por el legislador rosarino Eduardo Toniolli.

En su sentido discurso, quebrado en algunos tramos por la emoción, Alberto Perassi recordó irónicamente: “Cuando llegué por primera vez a una reunión en la Cámara yo era el «loquito Perassi», pero ahora se sabe lo que está pasando en San Lorenzo”.

También reseñó que en su penoso periplo de cuatro años en pos de lograr justicia por la desaparición de Paula: “Recién pude llegar al jefe de policía por la gestión de un concejal, pero luego de hacer un surco porque era un pobre mecánico al que le vendieron espejitos de colores, tuvieron todo a su alcance para hacer perder las pruebas. Hasta mi nieto Agustín, de cuatro años de edad, me dijo un día «abuelo te están cagando»”.

Perassi agradeció “que Dios, mi familia y mis amigos me dieron fuerza para bancarme los primeros tres años”. Y también avisó: “A pesar de las peripecias vividas y las amenazas de muerte, nunca nos vamos a ir (de la provincia) porque no podemos dejar tirada una hija en San Lorenzo, vamos a seguir la pelea hasta el final porque con mi mujer no buscamos meter preso a nadie, buscamos los huesos de mi hija que además es lo que haría cualquier padre. Y lo peor de todo es que mientras este caso quede impune nunca podré saber si no estoy caminando sobre los huesos de mi hija”.

El diputado Eduarto Toniolli señaló en su alocución que “el reclamo de justicia por el caso Perassi necesita una fuerza y apoyo mucho mayor del que está teniendo” por parte de los poderes del Estado y denunció “las responsabilidades institucionales por la complicidad y connivencia de actores estatales o paraestatales”. “No nos inmiscuimos en otro poder del Estado pero no podemos mirar para otro lado como dirigentes políticos militantes y legisladores, sino que nuestra misión es acompañar a Alicia y Alberto que están reclamando a gritos justicia”.

La legisladora del Movimiento Evita Mariana Robustelli fustigó “el mensaje de impunidad que significó la revocatoria de la prisión preventiva” dictada por el camarista Adolfo Prunotto Laborde, que benefició a los ocho procesados en la causa por presunto “aborto no consentido seguido de muerte”, entre ellos, cinco policías. Y aseveró que “este es un caso emblemático, porque sin Paula Perassi no hay ni una menos ni hay nunca más en la provincia de Santa Fe.

Antes de concluir la ceremonia, el titular de la Cámara de Diputados Luis Rubeo, entregó al matrimonio Perassi un diploma de honor y una medalla de la Cámara de Diputados en el que se resalta la “inagotable lucha” en pos del esclarecimiento de la desaparición de su hija.

Comentarios