MZ Estudio Jurídico

Recupero de deudas: ¿Qué hacer ante casos de morosidad?

Uno de los problemas a los que se enfrentan  los  comercios  en  general,  en múltiples  ocasiones,  es  al  cobro  de  los créditos, que surgen por el propio devenir de la actividad económica que se realice


La abogada Gisela L. Martínez, de MZ Estudio Jurídico explicó en SL24 los pasos a seguir ante dicha situación:

Suele suceder, por diversos motivos, que los  clientes,  consumidores,  deudores dejan  pasar  los  plazos  para  saldar  sus adeudos  creando  así  un  problema  de liquidez a los comercios, que sumados a las  fluctuaciones  económicas,  pueden acarrear serios problemas.  Hay diversas maneras para cobrar una deuda. Pero lo primero que hay que hacer es evaluar el tipo  de  crédito  que  tenemos,  o  la obligación incumplida por nuestro cliente (deudor), del cual dependerá el modo en el que se deberá proceder para su cobro.

De  manera  general  una  de  las posibilidades  es  la  vía  extrajudicial  o  el Proceso  Prejudicial  de  Recupero  de Deuda.  El  mismo  implica  un  primer contacto  con  el  deudor  invitándolo  a regularizar  su  situación  de  morosidad, explicándole  los  distintos  métodos  y opciones disponibles para ello.

En este primer contacto extrajudicial se le informa al deudor sobre los costos futuros que va a evitar si decide acogerse a  la  oferta  de  regularización,  que propondrá  el  comercio,  o  el  profesional que  se  contrate  a  los  efectos  de  llevar adelante el recupero de las deudas.

Es  muy  importante  requerirle, notificarle, hacerle saber a nuestro deudor, que está incumpliendo con su obligación.

Es recomendable que este requerimiento se haga por un medio fehaciente, siempre y  esto  es  muy  importante,  sin  caer  en prácticas abusivas, teniendo en cuenta la normativa  vigente  y  la  dignidad  de consumidor.  Si  bien  en  una  primera instancia  se  puede  recurrir  al  llamado telefónico,  para  comentarle  a  nuestro cliente  de  las  posibilidades  que  le ofrecemos  para  regularizar  su  situación crediticia, en ulteriores instancias es más loable  la  comunicación  por  un  medio fehaciente.

Hay casos especiales en que la ley prevé  el  requerimiento,  para  constituir efectivamente en mora a nuestro deudor, si en este caso en particular, no fuera este un requisito, se considera de todos modos conveniente realizarlo a los fines de que si incumple ante el requerimiento, hay una intimación  que  servirá  a  los  fines probatorios, sumados a los que ya deben tenerse  presentes,  ejemplo  facturas  por servicios,  o  compra  de  productos, contratos  por  créditos  en  comercio  de electrodomésticos, etc.

El medio de comunicación elegido, deberá contener determinada información como por ejemplo:

– la fecha del requerimiento;

– los datos y firma del acreedor;

– los datos de deudor;

–  y  los  aspectos  referentes  a  la  deuda, cuantía, intereses, tipo de tasa, etc.

Es  recomendable  también  hacer constar un plazo para que el deudor haga efectivo el pago,  así como el lugar y el modo  para  realizarlo.   Habitualmente  el proceso se repite, de ser necesario, en no más de tres oportunidades.

En  caso  que  el  deudor  decida mantener  su  estado  de  morosidad  e indiferencia con su acreedor, se inician las acciones judiciales necesarias tendientes a  obtener  el  cobro  compulsivo  de  los créditos,  más  los  intereses  devengados desde que la deuda se tornó exigible.

Ante cualquier inquietud no dudes en consultar a los contactos 341 – 3821382 o [email protected]

Comentarios