Mantenimiento

Refrigerante para auto: lo que hay que saber antes de elegir uno

Descubrí la importancia de contar con un buen refrigerante para auto y cuál es el indicado para el tuyo.


El refrigerante para auto es un insumo clave para el correcto funcionamiento del vehículo, ya que su escasez o mal estado provocan daños indeseados en el motor del coche.

En la gran mayoría de los casos, el refrigerante para auto está compuesto por etilenglicol, un compuesto químico con propiedades anticongelantes que incluye aditivos específicos que le aportan propiedades anticorrosivas, antioxidantes, antiespumantes y colorantes. 

En esta nota invitamos a conocer para qué sirve el refrigerante en el auto, cómo diluir refrigerante para auto y muchos otros tips sobre este producto. 

¿Para qué sirve el refrigerante en el auto?

Muchos se preguntan para qué sirven los refrigerantes en el auto. Debido a que ofrece propiedades imprescindibles para el correcto funcionamiento del motor, como el propio anticongelante, estos productos para el cuidado de tu auto no pueden faltar en los baúles. 

La principal función es absorber el exceso de calor que genera el motor, ayudando a mantener siempre una temperatura correcta, la cual debe estar alrededor de los 90 grados.

¿Qué tipos de refrigerantes existen?

En el mercado existen distintos tipos de refrigerantes, los cuales están basados en dos tecnologías principales: orgánicos e inorgánicos. Vale aclarar que estas dos tecnologías nunca deben mezclarse.

Los refrigerantes orgánicos son los más modernos, tienen mayor duración y no son tan invasivos para el medio ambiente. No poseen nitratos, nitritos ni aminas y sus aditivos brindan una protección superior frente a la corrosión.

Además, en la actualidad existen los anticongelantes de tecnología híbrida. Son líquidos que tienen tecnología orgánica con silicatos. Estos ofrecen duración y protección de los orgánicos, pero con la eficacia inmediata de los inorgánicos.

Por el contrario, los refrigerantes inorgánicos son los productos más antiguos

 creados para el cuidado del acero y el hierro, ambos elementos presentes en los coches de décadas pasadas. En contraposición al orgánico, este requiere de mayor cambio y mantenimiento. 

¿Cómo colocar el refrigerante para el auto?

Para colocar el refrigerante para el auto correctamente, es preciso aclarar que hay que diluirlo en agua destilada. A continuación, el paso a paso: 

  1. Lo primero que se debe hacer es ubicar dónde está la tapa del radiador. Una vez que el motor esté frío, se deben revisar los niveles del anticongelante. En caso de que no se tenga conocimiento, estos datos figuran en el manual del usuario para saber qué cantidad y dónde hay que agregarla.
  2. Luego, hay que mezclar el refrigerante y el agua destilada como lo indica la etiqueta del mismo en cuanto a las proporciones. Algunos sólo necesitan mitad de agua y mitad de refrigerante y, otros, siete partes del líquido y tres de agua.
  3. El siguiente paso es colocar el embudo en el radiador y colocar el líquido para motor en el tapón del tanque hasta la línea que indica que está lleno. Sin embargo, hay que tener cuidado porque, si se agrega de más, puede llegar a causar una fuga de anticongelante cuando el auto se sobrecaliente.
  4. Por último, hay que colocar nuevamente la tapa del tanque. Si se derramó líquido, se puede limpiar con arena o piedras para gatos. De este modo, se absorbe y se puede barrer mejor lo que quedó alrededor.

Sin dudas, vale aclarar que nunca se debe abrir la tapa del tanque o radiador cuando el motor se encuentre encendido. Si esto llegase a suceder, el contenido podría saltar y producir fuertes quemaduras. 

¿Conviene hacer el gasto y usar refrigerantes en vez de agua?

El coche tiene un uso diario y no va a funcionar mejor ni va a tener mejores prestaciones por el uso de los refrigerantes. Pero, el anticongelante contiene un componente químico especial denominado etilenglicol, que permite un control térmico más equilibrado y no daña tanto el motor a largo plazo. Es decir, evita que cuando está caliente se evapore y limita que se congele cuando se encuentra a bajas temperaturas.

En el caso de las personas que decidan utilizar solamente agua, lo más recomendable es que no se utilice agua de la canilla. Lo mejor es que compren agua destilada porque el volumen de cal excesivo puede ser perjudicial para el motor.

¿Cada cuánto tiempo es aconsejable cambiarlo?

Este líquido comienza a hacer su trabajo cuando el coche llega a temperaturas extremas. Por eso, no debería sobrepasar los 40.000 o 50.000 kilómetros, o los dos años de uso. Cuando se superan estos términos, se corre el riesgo de reducir la vida útil del motor. 

Por lo tanto, si se cambia el líquido anticongelante antes de esos tiempos, se evitará la corrosión y la oxidación, que suelen ser los principales problemas.

 

Comentarios