Caso Vicentín

Reguera, como un espectador: «Se olvidaron de la gente de Buyatti»

El Secretario General de Aceiteros brindó un extenso reportaje a un sitio de noticias de la región. En medio de las elecciones, Reguera puso en duda la continuidad de los trabajadores de Vicentin asegurando que le podría pasar lo mismo que sus compañeros de Buyatti.


Reguera convertido en candidato de cara a continuar su hegemonía como Secretario General en el Sindicato de Aceiteros, comenzó su campaña con frases que podrían haber sido reproducidas por alguien ajeno a la conducción del gremio. Es que el mandamás de SOEA hizo referencia a la situación de la empresa Vicentin -donde se encuentra la mayor cantidad de afiliados para votar en las elecciones del gremio el próximo 10 de marzo- y aseguró que los trabajadores podrían correr la misma suerte que los de la empresa Buyatti, quienes fueron despedidos sin posibilidad de ser recolocados en otras empresas de la región, tal como había sido su compromiso y su mano derecha, Daniel Succi.

El reportaje fue publicado en el portal del periódico sanlorencino Pregón: «Estoy trabajando fuertísimo a todos los niveles, no quiero que nos agarre el 30 de marzo diciendo que no puede seguir Vicentín en marcha porque desgraciadamente no tiene materia prima o no se llegó a un acuerdo. Eso es lo que uno le está advirtiendo al gobierno. Que aseguremos los puestos de trabajo y después en lo económico seguramente le van a encontrar la vuelta. Pero lo que no puede pasar es dejar a la gente sin trabajo. Ese es el pedido que se está haciendo, desde el sindicato, desde mi persona, en nombre de todos los compañeros de Vicentin que lo único que hoy les interesa es seguir trabajando», señaló Reguera. 

Reguera no perdió oportunidad para sembrar el miedo entre los afiliados: «Con las propuestas que Vicentin presentó no convenció a nadie y sabemos que hay una desconfianza muy grande por los hechos y que es lo mismo que vienen haciendo desde hace dos años». El gremialista abonó la idea de que la empresa caiga en manos del estado, como militan algunos miembros del fideicomiso que no está a favor de la participación de las empresas ACA, Molinos y Viterra.

«Que las elecciones no tapen lo que está pasando con Vicentin. Hoy los trabajadores están trabajando a fasón, no saben quienes son sus patrones, y agradecemos a las empresas que ponen semilla mes a mes para que sigan trabajando, pero sabemos que esto es temporal y que las empresas cuando vean algo más saludable en lo económico, se van a olvidar de la gente de Vicentin como se olvidaron de la gente de Buyatti», advirtió Reguera como si no hubiera tenido ninguna responsabilidad en las negociaciones por el cierre de la empresa Buyatti, donde cerca de 90 trabajadores experimentados no pudieron ser relocalizados.

Comentarios