Remisero alcoholizado se incrustó en una casa y cuando lo detuvo la policía destrozó un patrullero

El conductor de un Chevrolet Corsa se metió en la madrugada del lunes en un domicilio, luego de manejar borracho. La policía lo detuvo y se resistió con golpes y patadas.


El violento hecho tuvo lugar en la ciudad de Granadero Baigorria, en Calle 6 de Enero al 700 (barrio San Fernanado), sobre las 3 de la madrugada del pasado lunes. La familia que allí vive se despertó por el tremendo estallido que provocó el vehículo al incrustarse en la propiedad. Cuando salieron vieron el caótico panorama: tenían un remís incrustado en su casa.

Cuando el hombre logró salir del auto amenazó a los propietarios de la casa, aunque apenas se podía mantener de pie. Trató de escapar como pudo, pero la policía lo persiguió y lo detuvo cuando llegaba a su casa, en calle 18 de Marzo al 600.

Según explicó el Comisario Daniel Acosta, jefe de la Comsaría 24° de Baigorria, «el hombre estaba muy borracho y se resistió violentamente». Una vez que lograron esposarlo lo pusieron en el interior del móvil policial, pero el beodo se puso más loco todavía. «Rompió una de las puertas traseras a patadas y torció el parante, no alcanzando a quebrar el vidrio», agregó el uniformado.

El hombre permanece detenido en sede policial y se espera la intervención de la Fiscalía jurisdiccional para que luego sea imputado por los disturbios, los daños y por resistencia a la autoridad.

Comentarios