Fue sometido durante 20 años

Rescatan a obrero rural en condiciones inhumanas en tambo santafesino

El peón vivía en una casilla dentro del campo. No tenía acceso a agua potable ni cuidados médicos, a pesar que su patrón tenía coronavirus. Ya socorrido, por primera vez en su vida descubrió una ducha con agua caliente

Un grupo de vecinos del Barrio Norte de San Lorenzo, cortaron el tránsito en la esquina de Mitre y Perú, este mediodía, y colocaron piquetes con neumáticos encendidos. Se trata, mayormente de amigos y familiares de Brian “Runi” Sánchez, el adolescente de 16 años asesinado meses atrás por una banda narco. Indicaron que la policía les aseguró más patrullajer, pero pasado un par de meses "todo volvió a la normalidad, o peor aún", dijo la mamá del joven muerto. "Nos prometieron y no cumplieron", acotó en alusión directa a la conducción de la Unidad Regional XVII. Y agregó que desde hace unos días "se ven caras raras en el barrio, con genere armada que anda en autos y motos; este fin de semana amenazaron a mi yerno, y también a mi sobrina". "Pedimos seguridad y que vuelvan a patrullar y controlen como antes”, ratificó en declaraciones al portal Medios Red.  
La medida respondió a una "promesa incumplida" de las autoridades policiales. Aluden a que hay gente extraña y armada. La mamá de Runi Sánchez, asesinado meses atrás, fue una de las manifestantes

La delegación del RENATRE Santa Fe Sur, junto la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), llevaron adelante un operativo de rescate de un trabajador rural víctima de trata de persona, con fines de explotación laboral, en un tambo de la localidad de Rufino, en el sur de la provincia de Santa Fe.

El trabajador, de 32 años, había ingresado a trabajar allí a los 12 años. No estaba registrado, tenía una jornada de trabajo diario que superaba el máximo de la actividad, sin días de descanso ni vacaciones, al que se le había hecho firmar un contrato abusivo siendo que el trabajador es analfabeto. Como si fuera poco, le descontaban gastos de energía eléctrica y bancarios. Y le descontaban en caso que se muriera algún animal.

El empleador no le proveía ropa de trabajo, elementos de protección sanitarios, acceso al agua potable ni comida. Lo mantenía amenzado y no le daba permiso para poder salir del campo.

Asimismo, vivía dentro de la finca en una pequeña casa precaria sin revestimiento ni aislante térmico o artefacto para refrigerar. El sitio era de difícil acceso, donde ni siquiera disponía de las llaves para salir del lugar.

A partir de una fiscalización conducida por la delegación del RENATRE Santa Fe Sur, en conjunto con UATRE y el Ministerio de Trabajo de la Nación,

El operativo se llevó adelante la semana pasada, de acuerdo a lo informado.

En la actualidad, el trabajador se encuentra contenido en un hotel de Venado Tuerto.

El delegado de RENATRE Santa Fe Sur, Andrés Alasia, afirmó que este caso “realmente duele”, ya que la víctima manifestó que sufría amenazas y no recibía atención médica aún con el patrón contagiado de Coronavirus.

“Después de 20 años de trabajo, cuando lo rescatamos llevaba todas sus pertenencias en una mochila, dado lo poco que poseía. Luego de los estudios médicos, se bañó con agua caliente y usó por primera vez en la vida un perfume”, detalló el delegado de RENATRE.

“Lamentablemente, seguimos detectando estos abusos tan dolorosos, pero nuestro objetivo es colaborar con la lucha contra la explotación laboral, el trabajo infantil y el trabajo precarizado”, indicó.

Actúan el Ministerio Público Fiscal de la Nación y la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia.

Comentarios