Fuerte presencia de políticos

Reunión multisectorial para analizar el presente y futuro de Vicentín

Sindicalistas, empresarios e intendentes de las localidades del Cordón Industrial se explayaron sobre la convocatoria de acreedores pedida por el gigante agroexportador


Varios intendnetes de la región se sumaron a la convocatoria cegetista, entre ellos, el de San Lorenzo, Leonardo Raimundo.

Esta mañana, sindicalistas, empresarios e intendentes del Cordón Industrial se reunieron, a instancias de una convocatoria lanzada desde la CGT San Lorenzo, para analizar la delicada situación financiera, y sus consecuencias en materia laboral, por la que atraviesa la firma Vicentín, que ayer pidió, tal como había anticipado SL24, su convocatoria de acreedores.

Entre los dirigentes políticos se apersonaron el intendente sanlorencino Leonardo Raimundo y sus pares de Capitán Bermúdez, Daniel Cinalli, y de Fray Luis Beltrán, Mariano Cominelli, además del senador departamental Armando Traferri y concejales de las localidades de la zona. También estuvo el presidente comunal de Rocardone, Juan Carlos Doria.

Por el lado de los empresarios zonales, fueron representados por integrantes de la comisión directiva de la Unión de Comerciantes e Industriales (UCI) con su presidente y tesorero.

Si bien la convocatoria fue lanzada por la CGT, llamó la atención que el confederal del Cordón Industrial no mostrara una presencia masiva de sindicalistas; la reunión la encabezó el secretario general del movimiento obrero local, Jesús Monzón, y con ello, la representatividad está más que evidenciada, pero en virtud a la gravedad de la situación y a un posible desenlace por nadie deseado, se suponía que hubiera una exposición masiva de gremialistas.

De los treinta o más representaciones sindicales que conviven en la región, durante la reunión apenas si se llegó a contar una decena.

La convocatoria contó con poca presencia de sindicalistas y trabajadores. como se ve en la foto (Gentileza Pregón).

 

Más allá de esta observación, los actores se mostraron preocupados por este presente e inmediato futuro y todos se pusieron a disposición para hacer lo que tenga que hacerse y para conformar lo que haya que conformar, esto es, gestionar lo que se tenga a su alcance y crear una multisectorial, de ser necesario.

“No hay muchas cosas que gremialmente podamos hacer, ya que no es una situación en la que no se está pagando un adicional o algo similar, sino que es una situación económica; no defendemos la empresa sino los puestos de trabajo y lo que puede pasar en la región”, indicaron desde el Sindicato de Aceiteros, visiblemente preocupados por el desenlace que se presagia y con discurso enfrentado a lo que desde este mismo gremio decían cuando la empresa Oil Combustible se sumergía en una interminable agonía y en la que se preveía su cese de la producción, algo que finalmente sucedió.

Por entonces los aceiteros criticaron a sus pares petroleros por la “pasividad” en la que aguardaban el resultado final de los hechos; hoy, con más similitudes que diferencias, sucede en Vicentín, y su posición, al igual que entonces con Oil, es la limitación de acción gremial que ofrece la actual situación.

Así y todo, tampoco presagian un final fatalista. “Viendo lo que ha pasado en la zona, creo que la convocatoria de Vicentín, a lo mejor, le hace bien porque antes de esto podrían haber tenido dos o tres fazones para poder empezar a laburar y nadie querría poner la semilla por lo que debían; ahora ya está todo legalizado y van a poder empezar a laburar, no se si ya, pero creo que se abre un camino para los trabajadores y también para los acreedores”, señaló Daniel Succi, secretario gremial de los aceiteros.

 

A su turno, el intendente de San Lorenzo, Leonardo Raimundo, tomó la palabra. “Es un problema detonante para la región, con consecuencias impensadas en la cadena de comercialización de cereales, en el gremio aceiteros y en la cadena local de comercio”.

El mandatario se puso a disposición de los trabajadores y valoró positivamente el “marco de unidad” en el que se está abordando el conflicto. “Acá tenemos que estar todos juntos: CGT, sindicato, política, trabajadores y la pata empresarial, provincia, municipios y la nación. La solución deberán liderarla los trabajadores y nosotros estaremos acompañando a la misma altura de las trincheras”, aseguró.

Hoy la deuda de Vicentín asciende a 1.350 millones de dólares, de los cuales unos 1.000 millones se les adeuda a los bancos, y el resto, a empresas del sector agrícola. Está a ala vista que ni vendiendo todos sus activos, en el mejor de sus valores, alcanza para cubrir semejante cifra.

Respecto a la reunión de hoy, los actores se retiraron una vez que cada uno expresó lo que quería sin firmarse acta alguna ni definir próximos pasos a seguir. Quizás, en breve, se realice un nuevo encuentro a fin de conformar, de mínimo, una mesa multisectorial.

Para cerrar, un dato que llamó la atención fue la escasa presencia de trabajadores de la fábrica en cuestión en el lugar de la cita. Si bien la convocatoria estuvo dirigida a dirigentes (sindicales, políticos y empresariales), se suponía que la intranquilidad que despierta tan compleja situación ls impulsaría a movilizarse, o que el sindicato también los convocara.

La reunión se efectuó en uno de los salones de fiesta que el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) posee en San Lorenzo, en el barrio 2 de Abril.

 

Comentarios