Bajo agua

Ríos desbordados por intensas lluvias hacen estragos en las sierras cordobesas

Mal momento para los que eligieron pasar unos días de vacaciones en la provincia mediterránea. La situación es muy compleja en La Falda y Villa Carlos Paz. También en Calamuchita y Mina Clavero


Intensas en cantidad y prolongadas en el tiempo fueron las lluvias que desde ayer variaron las condiciones climáticas en gran parte del territorio cordobés. La principal consecuencia inmediata fue la crecida de la mayoría de los ríos serranos.

Esta vez, en medio de las medidas de aislamiento social obligatorio por la pandemia de coronavirus, las crecidas no encontraron a gente en los cauces y las costas de los ríos. Ese riesgo se redujo a cero por esa circunstancia.

Sin embargo los daños materiales fueron y siguen siendo importantes, habida cuenta que por el momento esos cauces no ceden en el volumen de agua. Hay autos que la corriente se llevó y viviendas inundadas y destrozadas.

En Punilla, el río San Antonio creció más de cuatro metros ayer y en Villa Carlos Paz provocó que se cierren vados y puentes. También subió mucho su caudal el río Cosquín. Entre ambos comenzaron a elevar el nivel del dique San Roque, por lo que desde Recursos Hídricos de la Provincia se resolvió la apertura del 30 por ciento de una de las dos válvulas de escape hacia el río Suquía.

En Calamuchita, los más de 100 milímetros promedio caídos elevaron los niveles de sus ríos entre dos y cinco metros. Sobre la ciudad de Santa Rosa debieron cortarse vados y puentes durante varias horas. Y hubo calles complicadas, pero sin mayores consecuencias.

El Río del Medio, que nace en la zona de La Cumbrecita y es uno de los tributarios del dique Los Molinos, creció unos cuatro metros.

En el Valle de Traslasierra también hubo alerta por la crecida de sus ríos, ya desde la madrugada de ayer. Todos los puentes y los vados de Villa Cura Brochero y de Mina Clavero debieron ser cortados al tráfico durante varias horas.

Comentarios