Robaron al playero de la Shell de San Martín y Alem el sábado a las 9 de la noche.

Nadie se percató de lo que sucedía. Se trata de una de las esquinas de San Lorenzo más concurridas. Simularon cargar combustibles y amenazaron al empleado con un arma de fuego.


La esquina de San Martín y Alem de San Lorenzo, donde funciona todo el día una estación de servicios, a las 9 de la noche de un sábado parecería un de los sitios más seguros de la ciudad, por la gran cantidad de gente que transita por ese sitio y que desestima cualquier acción delictiva. Sin embargo, este sábado, no fue así.

Apenas pasadas las 21, un coche se detiene frente al surtidor de la Shell allí instalada y su conductor bajo del rodado para cargar nafta. “Echale 10 pesos”, pidió. El playero marca la cantidad de combustible a despachar y cuando se decide a colocar la manguera en la toma del tanque, el acompañante también desciende del coche y lo apunta con un arma de fuego. “Dame la billetera”, le reclamó a punta de pistola.

El joven empleado decide no resistirse y entrega el dinero que llevaba encima, unos 350 pesos, una suma irrisoria para un despachante de combustible y que era porque hacía minutos había iniciado su turno de trabajo. Tras el atraco, los ladrones se dieron rápidamente a la fuga y sin que hasta pudieran ser hallados.

La rapidez con la que actuaron hizo que nadie sospechara de lo que acontecía. De los otros autos que también cargaban combustible o las personas que caminaban por la acera, nadie pudo observar algo extraño.

Tras el atraco, el joven empleado radicó la denuncia correspondiente. Sábado a las 9 de la noche, en una de las esquinas más concurridas de San Lorenzo. Ya no hay sitio seguro que quede excluido de un asalto.

 

Comentarios