Roldán, Timbúes, Luis Palacios y Carcarañá, bajo el agua de las intensas lluvias del domingo

Rutas y puentes cortados, más anegamiento de campos y el temor por inundaciones en los cascos urbanas fueron los rasgos característicos de las últimas 48 horas. Las rutas 34 y 9 siguen cortadas


«Estuvimos al límite; llovieron 145 milímetros en Roldán, más los 50 de la semana pasada, y en Pujato, de donde recibimos el agua, cayeron 170. El alerta pasó y contuvimos el caudal del canal de la Legua con terraplenes, colocamos cuatro bombas de extracción y gracias a esa medida, más las limpiezas previas que se hicieron de zanjas y acequias, los sistemas de drenaje no colapsaron», explicó a La Capital el intendente roldanense José Pedretti, una de las localidades de la zona damnificadas por el fenómeno meteorológico.

«Las bombas, que tiran tres millones de litros por hora cada una, comenzaron a funcionar desde el domingo a las tres de la tarde y no pararon. Si no las hubiéramos puesto, tendríamos más de 100 familias inundadas», confesó Pedretti.

Una situación similar se vivió en Luis Palacios, poblado ubicado  poca distancia de esa ciudad. Allí los desagües pluviales no dieron a vasto y el agua se acumulaba muy cerca del casco céntrico. La ruta 34,  a la altura de esta localidad, está cortada desde su intersección con la A012 hasta Totoras. En esta población se registraron los casos de 15 familias residentes en los parajes Colonia Medici y barrio Cicarelli, ubicados entre las rutas 34 y 178, que quedaron aisladas.

Otra ciudad con complicaciones resultó ser Carcarañá, donde unos 35 pobladores del Barrio Formoseño fueron reubicados en el Parque Sarmiento, como medida preventiva. El puente de la ruta 9 que atraviesa el río Carcarañá quedó bajo agua y el tránsito se suspendió.

En jurisdicción de Timbúes, las autoridades comunales controlan el crecimiento de las aguas del río Carcarañá, que surcan a escasos metros del puente de la ruta 11. Respecto a las viviendas ubicadas a su vera, muchas quedaron bajo agua y sus propietarios se auto evacuaron. Algo similar sucede en Oliveros.

Comentarios