#Rosario Apareció muerto en el Paraná: un video implica a patovica

Una cámara de seguridad del boliche donde asistió el joven, de 23 años, registró el momento de la golpiza por parte del acusado.


Un guardia de seguridad del boliche rosarino «La Tienda» fue filmado mientras golpeaba a Gerardo «Pichón» Escobar, el joven de 23 años que fue encontrado muerto en las aguas del río Paraná una semana después de desaparecer tras asistir al local bailable.

El guardia fue imputado como autor material, mientras que también fueron imputados otros dos «patovicas» y dos policías, como acusados de encubrimiento agravada.

La principal prueba contra el principal acusado sería la filmación de una cámara de seguridad en la que puede observarse como el guardia golpea al joven, para luego arrastrarlo desvanecido hasta fuera del alcance del lente.

La filmación, realizada con la cámara de seguridad de un edificio situado en Tucumán al 1000, fue exhibida a la defensa y es acompañada, como pista firme, con el seguimiento del celular de la víctima, que finaliza a unos 80 metros de la casa del sospechoso.

No obstante, por el momento no se había establecido la forma en la que murió Escobar, ya que la primera autopsia en su cuerpo no mostró rastros de violencia, por lo que se aguardaba el resultado de nuevos estudios.

Por el momento no se detectaron fracturas en el cuerpo de «Pichón», ni tampoco rastros de que haya muerto por inmersión y los hematomas presentados podrían corresponder con marcas de putrefacción, de acuerdo con lo publicado por el diario La Capital.

El principal acusado tiene 36 años y es sindicado por la fiscal del caso, Marisol Fabbro, por «haber dado muerto intencionalmente con golpes de puño y de rodilla en distintas partes del cuerpo» a Escobar, mientras que lo acusó del delito de «homicidio simple», con una pena mínima de ocho años de prisión.

De acuerdo con la acusación de la fiscal, el hecho se produjo el 14 de agosto pasado, cerca de las 6:00, cuando el joven salió del boliche La Tienda y habría intentado abrir la puerta de un auto Peugeot 308, perteneciente a la encargada del bar del local.

Luego que el joven fuera sorprendido y asesinado a golpes por el «patovica», dos policías que cubrían adicionales, uno de ellos con carpeta psiquiátrica, y dos guardias de seguridad fueron acusados de ocultar el cuerpo y luego arrojarlo al río Paraná.

El cadáver del joven recién fue encontrado el fin de semana siguiente mientras flotaba en las aguas del río.

Comentarios