Juego clandestino

Saín desmintió a Traferri y anticipó más complicidades políticas en el crimen organizado

El Ministro de Seguridad le salió al cruce a las declaraciones del senador sanlorencino quien había señalado que su causa estaba armada. "Las investigaciones tienen detalles escabrosos”, indicó.


Para refutar a quienes lo acusaron de haber “armado causas”, el titular del Ministerio de Seguridad de la Provincia, Marcelo Saín, salió a contestar.

La alusión estuvo dirigida al senador sanlorencino Armando Traferri y a la vinculación que le sindicaron los fiscales Luis Schiappa Pietra  y Matías Edery por su complicidad en una red delictiva dedicada al juego clandestino. El legislador se defenció diciendo que todas las acusaciones eran falsas y apostó por una “operación” del ministro.

Saín recordó hoy que esa investigación se inició a raíz de un homicidio (el crimen en el casino City Center, en Rosario) y que a partir de allí se comenzó a desnudar un complejo entramado criminal con complicidades en todos los ámbitos del poder político, judicial y policial.

“No nos quedamos con la chiquita, con la más fácil, con los morochitos”, observó el ministro y señaló que el “el sistema penal esta preparado para meter presos a negritos de barrios periféricos”. “Dimos un paso más”, destacó y señaló de este modo que la investigación no se detuvo en saber quién disparó, sino que avanza sobre el complejo entramado de complicidades. Y anticipó “detalles escabrosos”.

En tal sentido, criticó otra vez que no se haya avanzado en el desafuero del senador Traferri y habló de un “peronismo vandorista”. “Desafuero no es condena, es (decir) investiguen tranquilos”, advirtió.

Destacó el coraje de Schiappa Pietra y Edery ante la “amenazas tangibles” sufridas y aclaró que las reuniones que mantuvo con ellos fue para brindarles seguridad y asesoramiento. Recordó en tal sentido, su formación y trayectoria en la materia.

Sain incluso se refirió a la movida política de noviembre pasado en la Legislatura, cuando se sancionaron dos normativas que lo pusieron en una posición difícil: una buscaba sacarlo de la propia cartera de Seguridad con el argumento de su licencia en el Ministerio Público de la Acusación; y la otra controlar los llamados “gastos reservados” de las investigaciones.

Insistió en que fueron normativas para “amedrentarlo” y para que ciertos sectores mantuvieran el control político, pero reafirmó su compromiso. “Acepté el desafío personal de estar aquí, si tengo que volver a la universidad (por su profesión docente), lo haré con mucho gusto, pero ahora iremos a fondo”, prometió.

Fuente: rosario3

Comentarios