Crisis institucional

Saín rompió el silencio: apuntó contra Traferri y funcionarios judiciales

Marcelo Sain recogió el guante luego de haber sido destituido del organismo de investigaciones del Ministerio Público de la Acusación (MPA).


Marcelo Sain

El exministro de Seguridad de Santa Fe fue tajante luego de que la legislatura ordenara su destitución y dejó un sinfín de títulos interesantes que señalan a Maximiliano Pullaro, Jorge Baclini, Rafael Gutiérrez, Carlos Arieti y Armando Traferri, entre otros.

“El gran problema acá es que desde el 2014 funciona un poder abocado a la investigación de delitos, que es el Ministerio Público de la Acusación, que realmente nunca ha sido autónomo y siempre ha sido muy dependiente de la política, tanto en su configuración inicial como en los cuadros que fueron ocupando los cargos de conducción y las fiscalías, más allá de la pericia técnica de muchos fiscales, y con autoridades hiperpolitizadas. Ahora lo puedo decir abiertamente, Maximiliano Pullaro es el jefe político de Jorge Baclini, el fiscal general de Santa Fe. Baclini recibe órdenes políticas de Pullaro”, aseguró Sain en diálogo con Aire de Santa Fe.

Por consiguiente, argumentó que: “Todo este gran proceso, pergeñado desde el momento que yo vuelvo al organismo de investigaciones del MPA, y que fue preparado previamente por el miembro de la corte Rafael Gutiérrez, porque él es el autor de la ley “antisain”, por la cual la Legislatura se apropia de una parte de la acción disciplinaria contra los fiscales. Para poder abarcarme a mí, extendieron ese régimen a otros funcionarios. Todo esto habla de un Ministerio Público que no tiene autonomía y que ahora queda definitivamente subordinado a la Legislatura”.

“En la provincia de Santa Fe cuando se investiga un delito de poder y cuando se va a las estructura político-institucionales, eso hay que cortarlo, porque el MPA está para perseguir ladrones de gallinas y narcotraficantes de la periferia. Acá terminó preso el jefe de los fiscales de Rosario (Patricio Serjal) y el senador Armando Traferri está acusado de formar parte de una asociación ilícita complejísima”, señaló el exministro.

Pensando en lo que viene, Sain explicó: “En Santa Fe tenemos que definir qué queremos del MPA y si debe ser un esbirro de la política y la Corte, o representar a la sociedad porque son los acusadores. Cuidado, porque ahora van a ir por los fiscales que están investigando las estructuras de poder. Hay que proteger a los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra. Van a ir por ellos y con la connivencia del Dr. Baclini, porque forma parte de toda esta entente en la que han armado todas las condiciones institucionales para que ocurriera esto. Esta sociedad, Gutiérrez, Baclini y legisladores de todos los partidos, porque los legisladores socialistas, que desayunan con agua bendita, demostraron que están en la mugre como el resto y hoy son socios de lo peor del peronismo. Yo creo que hay rescatar el MPA”.

“Lo que hay acá es una red de protección institucional, legislativa y judicial a una estructura de poder que los tiene a ellos mismos como beneficiarios. Cuando Miguel Lifschitz estaba vivo e iba a ser el candidato a gobernador dentro de dos años, el acuerdo que había dentro del MPA es que Arietti vaya como fiscal general y Baclini se convierta en cortesano. Cuando muere Lifschitz se rompe este esquema y ahí empiezan problemas serios, que nosotros hemos puesto en jaque en un conjunto de investigaciones que se tenían que hacer. La causa Peiti comienza por un homicidio, nadie puede decir que eso fue armado, de aquel señor que salió a fumar un cigarrillo en el balcón del Casino City Center de Rosario y lo mató un balazo de un grupo narco que estaba extorsionando al casino, pero que tenía estrecha relación con Peiti y los fiscales que lo protegían. Y de ahí llegamos al señor Traferri”, analizó Sain durante su extenso testimonio.

Otras frases destacadas

-“Nadie montó nada, es así de claro: esta gente está vinculada al crimen y con investigarlos un poco vas a llegar ahí. Es una estructura de poder política, judicial y también de negocios económicos. Cuando decís que estás rodeado, lo que sucede es que estás rodeado por sectores de la prensa que forman parte de esa estructura de poder y por un conjunto de negocios empresariales. Lo que pasó en Santa Fe es que este círculo rojo empresarial le abrió los negocios a los poderes públicos y a un montón de legisladores. Por eso se están cuidando el culo entre todos”.

-“Traferri desmerece profundamente el sistema procesal penal santafesino, que con tanto esfuerzo se fue conformando. Los fiscales no son jueces de instrucción, ellos acusan. La evaluación de la acusación y todas las garantías procesales las brinda un juez o una jueza imparcial e independiente. Lo que pasa es que cuando vos tenés el culo sucio, y tenés la protección política a partir de una lectura decimonónica de los fueros, hacés lo que hacés. Además, en el palacio, lo que debe estar diciendo Traferri es me caigo yo y se caen ustedes también. Yo creo que la Corte santafesina tiene una mayoría que convalida todo esto y por eso no tengo ninguna duda que esto se va a terminar discutiendo en la Corte nacional. Y Traferri va a terminar sentando en el banquillo de los acusados”.

-“Traferri tiene temor, si no fuera así lo que hacés es presentarte. Lo que también va a quedar claro, si hay que ir a una instancia superior como la Corte nacional, es que hay un grado de deterioro fenomenal en Santa Fe y que sus instituciones son manejadas por un núcleo de poder como el que describíamos anteriormente. Fijate que la ley “antisain” fue elaborada por Rafael Gutiérrez y se la dio al senador Traferri y después hablan de división de poderes”.

-“El MPA tuvo durante seis meses la oportunidad de investigar este hecho y no hizo absolutamente nada. Pero cuando el fiscal federal Walter Rodríguez avanzó fuerte en la investigación en tres oportunidades trataron de quitarle la competencia, lo que fue rechazado por la Justicia provincial. Claramente, acá el MPA, más que un investigador y un impulsor de la investigación de los hechos, fue un encubridor. No tengo ninguna duda y hay que ver hasta dónde llega esa responsabilidad, de hecho la fiscal Ferraro está acusada de encubrimiento”.

– “Independientemente de lo que disponga la justicia laboral, yo no voy a volver al MPA de Santa Fe, ya el daño sobre mí es irremediable, por lo cual voy a ir contra la provincia de Santa Fe, lamentablemente. Porque acá se han incumplido acuerdos internacionales del Estado Nacional, fundamentalmente en la independencia del Ministerio Público de la Acusación”.

Comentarios