"Si cerramos nos fundimos"

San Lorenzo: Comerciantes hacen caso omiso al pedido de Perotti para cerrar sus puerta

La actividad está casi a pleno, a pesar de las restricciones dispuestas por el gobernador. Aducen sostener los protocolos sanitarios y que, ante una economía endeble, es imposible estar sin vender


Las últimas determinaciones esgrimidas por el gobernador Omar Perotti, y dispuestas con vigencia de ley a través de un decreto, que fijaron el cierre de toda actividad comercial considerada no esencial, no tuvo el cumplimiento ni la aceptación que la Provincia estimaba. Al menos en San Lorenzo.

Esta mañana, el área comercial por excelencia como es la Avenida San Martín y sus calles adyacentes transcurrió casi como un día normal. Con menos tránsito a lo habitual, pero con la mayoría de los comercios con sus puertas abrieras.

Vale recordar que rige un decreto que la Provincia firmó en coincidencia con la Nación y con validez hasta el 31 de mayo próximo donde se suspender numerosas actividades con el objetivo de frenar el avance de contagios de Covid-19.

Entre los comercios, los únicos habilitados son aquellos considerados esenciales, tales como supermercados, almacenes, farmacias y ferreterías, entre otros. También se incluyen a los locales gastronómicos, aunque sin permitir que almuercen o cenen, sólo para vender comidas por delibery o que se retire en mostrador.

Lo cierto es que hoy la mayoría de los comercios atendió casi de manera normal. Algunos con sus persianas bajas y puerta abierta, otros con rejas bajas, pero también puertas abiertas, y en gran número con puertas y vidrieras habilitadas.

Tal el caso de los comercios de electromésticos o las tantísimas tiendas que posee la ciudad. . Y a ellos pueden agregarse los que venden teléfonos, aparatos de electrónica, perfumerías , casas de deportes y tantísimos otros más.

Los comerciantes consultados admitieron que cumplen al pie de la letra con los protocolos sanitarios, impidiendo el ingreso de más personas que lo permitido dentro de sus locales, disponiendo de alcohol en gel y otras exigencias en la materia. Además, sostienen que en virtud a las dificultades económicas que atraviesan (como sucede en el país entero) no pueden “darse el lujo” de mantenerse cerrados.

Quedó evidenciado el poco respeto que al menos este sector le tuvo a la decisión comunicada por el gobernador Omar Perotti.

 

Comentarios