San Lorenzo: detectan derechos vulnerados de bebé recién nacido y lo entregan a familia sustituta

El niño fue separado de su madre luego nacer en San Lorenzo. Su madre se recupera tras una crisis epiléptica y su abuela denunció un oscuro delito detrás del caso. Todos los detalles.


Antes que nada una aclaración: por pedido de la Subsecretaría de Derechos de Niñez, Adolescencia y Familia de la provincia de Santa Fe, desde la delegación local, se pidió resguardar las identidades de las personas involucradas en la historia.

El 3 de septiembre el hospital “Granaderos a Caballo” de San Lorenzo se iluminaba con un nuevo nacimiento. Atendido por los médicos, que dieron los primeros pasos en este tipo de casos, el varoncito y su mamá debieron ser trasladados al Hospital Provincial de Rosario, donde sería atendido en la guardia pediátrica.

Pasado un par de días un hombre se presentó en la oficina que tiene el Registro Civil dentro del Hospital local, asegurando ser el padre. Pero la situación despertó sospechas y una serie de acciones de índole judicial.

Según explicó a SL24 Fernanda Sauvanet, responsable de la Subsecretaría citada “los profesionales detectaron una vulneración en los derechos del niño”, lo que derivó en una denuncia del hecho al área de Minoridad. “Cabía la aplicación de una medida extraordinaria y el chiquito fue llevado a una de las familias solidarias anotadas en la delegación”, agregó la funcionaria, que se negó a brindar detalles precisos sobre el caso.

En paralelo, la abuela del recién nacido propinó una serie de declaraciones que hicieron mucho ruido en la Justicia local. La mujer habría soltado en el ámbito hospitalario que “el embarazo de su hija fue consecuencia de una violación”. Sus dichos, que llegaron a oídos de la Fiscalía local, hicieron que la mujer sea invitada a realizar la denuncia del caso y agregar más detalles; pero ésta nunca se presentó a hacerlo.

En relación a ello la funcionaria provincial dijo que “no se podía dar información” y agregó luego de ser consultada sobre la figura paterna que “no había un referente adulto en su entorno, lo que generaba una vulneración de sus derechos”. “Ignoramos si hay un padre”, dijo.

A este sinfín de complicaciones se suma una más y es la salud de la madre del bebé. La joven sufre de epilepsia y no podría, a partir de ello, garantizar la crianza de la criatura.

Por último, Sauvanet explicó que “la detección de la vulneración grave de los derechos del niño” hizo que sea trasladado a una familia solidaria. “A la par, se trabaja con un equipo interdisciplinario para atender la necesidad tanto del chiquito como de todo su entorno. Lo que se hace es elaborar un plan de acción que tiene un plazo mínimo de 90 días, extensible a otros 90 días”, agregó.

Mientras tanto, la Justicia investigará el caso, pero aseguraron que es fundamental que se recopilen cada una de las denuncias señaladas.

Comentarios