Gremio en alerta

San Lorenzo: Distribuidora bajó persianas y avisó que no puede pagar sueldos

Se trata de la firma DAB, sita en calle Sargento Cabral al 200. El Sindicato de Camioneros se hizo presente y denunció que su dueño les comunicó que necesita tiempo para resolver sus problemas


Una situación anormal se vive por estas horas en la distribuidoras de bebidas y alimentos DAB SRL, sita en Sargento Cabral al 200, propiedad de la familia Copetti.

Es que, según denunció el Sindicato de Camioneros, su dueño les adelantó a sus empleados que está muy complicado “para abonar los sueldos”. Y que por tal razón, a primera hora de hoy no abrió su comercio y dejó a todos los operarios en la calle.

“De acuerdo a lo que nos informan nuestros compañeros, vino a primera hora (en referencia al propietario de la firma), les dijo que no podría pagar los salarios y les indicó que se quedaran afuera hasta tanto resolviera como seguir adelante; mientras tanto, las persianas están bajas y los empleados en la calle. A nosotros no nos quiso atender”, declaró José Capuano, delegado gremial, a FM 93.5.

El dirigente también indicó que la semana pasada tuvieron otra situación anormal tras la suspensión en un afiliado al que se lo acusó de “no trabajar convenientemente”.

Es que, también según su versión, el hombre salió a realizar un reparto y al regresar se extendió más allá del horario habitual asignado a razón de la cantidad de comercios visitados.

Como la empresa les había hecho firmar una planilla en la que les comunicaba que quedaban suspendidas las horas extras, se entendió que en este caso el operario hizo caso omiso y trabajó de más para que se le asignara ese suplemento salarial.

“Lo que pasa acá es que la cantidad de repartos exceden el normal desenvolvimiento de sus tareas; es imposible cumplir en tiempo con todas las distribuciones”, explicó Capuano.

Lo cierto es que el sindicato hizo un planteo en el Ministerio de Trabajo de la Provincia (mañana tienen una cita) y que también denunció la precariedad de las condiciones de higiene y seguridad laboral ante la falta de ropas y zapatos de seguridad, más la falta de condiciones mecánicas de los camiones que se utilizan en los repartos.

A media mañana, DAB abrió sus puertas y retomó la actividad.

Comentarios