Sancionaron al mismo camarista que falló contra la detención de los acusados en el caso Perassi

Se trata de Prunotto Laborde, quien contrarió la posición asumida por el juez Tutau. La suspensión le fue aplicada por la Procuración por sus ausencias en por lo menos tres audiencias, se argumentó.


A pedido del Procurador de la Corte Suprema de Justicia, Jorge Barraguirre, el camarista Adolfo Prunotto Laborde fue sancionado con dos días de suspensión en sus tareas. La sanción se aplicó por su ausencia en al menos tres audiencias en las que debía participar imponiendo una mora en el mecanismo judicial.

El mismo magistrado tiene otros dos sumarios abiertos por varias “sentencias que no estaban debidamente fundadas, con lo cual se convirtieron en no sentencias”, según remarcó el Procurador.

El tercer sumario está abierto tras la amenaza de Prunotto Laborde al padre de la desaparecida Paula Perassi, de querellarlo por sus dichos tras la liberación de todos los imputados civiles y policiales imputados en la causa. “El juez no puede usar el aparato del Estado para satisfacer sus demandas, y en este caso, usó la Oficina de Gestión Judicial para intimar a Alberto Perassi” explicó Barraguirre.

– ¿Cuál fue la sanción al juez Prunotto Laborde?

– En este caso la Corte le impuso a pedido de la Procuración dos días de suspensión, por una serie de falencias que se habían detectado en la conducta del magistrado. Básicamente consistían problemas con las asistencias a una serie de audiencias en el nuevo sistema penal. Esta es una cuestión muy sensible porque en la medida que no se puedan desarrollar las mismas se entorpece el funcionamiento de los tribunales de alzada. La Oficina de Gestión Judicial informó sobre al menos tres audiencias a las que no concurrió, así que nosotros entendimos que había una irregularidad, le pedimos 10 días de suspensión, pero la Corte entendió que le cabían dos días.

– ¿Qué otros sumarios tiene abiertos?

– También tiene otros dos sumarios abiertos, uno de ellos por una serie de decisiones judiciales que ha tomado, y que no alcanzan los límites de fundabilidad mínima. Hay algunas decisiones que no habrían alcanzado el nivel mínimo de fundabilidad que toda sentencia tiene que tener. Lo explico: una sentencia puede ser arbitraria, pero es sin dudas una cuestión que a ser revisada por los canales de la jurisdicción, es decir tribunales de alzada. Sin embargo cuando uno atraviesa esa línea de la arbitrariedad, ya se transforma en una sentencia indebidamente motivada. Pero cuando esa sentencia ya deja de ser una sentencia arbitraria pasa a ser una sentencia sin fundabilidad mínima, que es nuestro caso. Son líneas muy borrosas, y muy finas que hay que mirar con mucha delicadeza y cuidado. Cuando nos enteramos solicitamos a la Cámara de Apelaciones que nos remita esos votos que no traspasarían los niveles de la fundabilidad mínima con lo cual serían casi no votos y no sentencias.

– ¿Cuál es el sumario restante?

– El tercer sumario fue abierto por la Corte, por el episodio posterior al fallo sobre la causa Perassi (por el cual dejó libres los policías que provocó una serie de dichos del padre de la víctima). Allí Prunotto está siendo investigado pero por la posible utilización de la Oficina de Gestión Judicial, para notificar al supuesto ofensor, a través de mecanismos no privados, sino públicos. Tal vez el señor Perassi haya podido tener un exceso, dentro siempre del contexto en el que se dirigió al juez. Pero el hecho particular es que se está utilizando esta oficina de Gestión Judicial para notificar o para intimar una futura demanda de daños y perjuicios por injurias y calumnias. Y esto no se puede hacer desde el estado cuando el ofendido es el juez como persona de derecho privado. Por eso no puede emplear los aparatos del estado para satisfacer legítimos fines personales.

Cabe recordar que el juez Prunotto Laborde a fines de agosto de este año había dejado en libertad a los ocho acusados por la desaparición de Paula Perassi, lo que provocó la reacción del padre de la víctima. “Aparecieron el teléfono político y la billetera con dólares”, había dicho el padre de Paula, cuando acababa de escuchar que todos los acusados quedarían libres al pagar las fianzas impuestas. Al parecer, eso molestó al magistrado, quien habló de una eventual querella, si el hombre no se desdecía en público.

Días después Perassi fue citado por el juez y mientras esperaba que lo atendiera con uno de sus abogados, Prunotto le transmitió el mensaje al letrado que representa a los Perassi a fin que se retractara.

Fuente: Rosario 12

 

Comentarios