Santa Fe adhirió a la ley nacional contra violencia de género

A cuatro años de aprobada, Santa Fe adhirió ayer a la ley nacional para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. La decisión fue tomada por unanimidad en la Cámara de Diputados de la Legislatura provincial.


Para la diputada nacional del Frente para la Victoria, Claudia Giaccone, que desde el año pasado viene impulsando la iniciativa y ayer estuvo en la sesión, la sanción “es un éxito de la lucha de todas las mujeres peronistas”. No obstante, también reclamó al Ejecutivo provincial “la voluntad política para movilizar los recursos necesarios para el desarrollo de programas específicos”.

Mientras tanto, la diputada provincial Alicia Gutiérrez, del Frente Progresista, planteó que la adhesión “tiene una importancia simbólica y representa un avance”, pero también recordó que este no es el primer proyecto presentado y exigió “el compromiso de la Nación para cumplir con las acciones que la normativa estableció hace cuatro años y aún no se concretaron”.

El proyecto aprobado fue presentado por el senador radical Felipe Michlig, pero no fue el primero y la adhesión a la normativa nacional aprobada en 2009 y reglamentada un año después tuvo varias idas y vueltas en la Legislatura santafesina. Ya en 2012 la diputada socialista había presentado un proyecto de adhesión y el legislador del Movimiento Evita Gerardo Rico presentó por segunda vez una iniciativa que, en línea con la ley del Congreso, también preveía la prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres. Ninguno prosperó.

Reclamos. Gutiérrez no minimizó ayer “la importancia” de la normativa aprobada, pero recordó: “Esto demuestra que hay voluntad política, porque hubo varios proyectos que sólo obtuvieron la media sanción de diputados y que el Senado no aprobó. Si no, pareciera que esto algunos lo descubren recién ahora, cuando llevamos años de lucha y de trabajo”.

Enumeró que aún resta que el gobierno central “disponga del presupuesto para derivar a las provincias, tal como establece la normativa, que ponga en marcha el observatorio para lograr estadísticas confiables sobre las cuales trabajar e instale la línea gratuita de atención y asesoramiento las 24 horas que fue anunciada en el Boletín Oficial en noviembre”.

Lucrecia Aranda, autora de una de las iniciativas de adhesión que quedó en el camino, también marcó que “desde Nación, la norma está incumplida en casi todo lo que tenía que poner en marcha en términos operativos”, pero remarcó que “expresa un consenso claro y ahora el Ejecutivo a través de la reglamentación tiene la oportunidad de ampliar esa adhesión y darle contenido”.

Bajo el lema “la ley es nuestra”, Giaccone celebró la sanción como “un éxito de todas las mujeres peronistas”.

“Es una normativa marco y las políticas específicas corresponden a las provincias”, dijo y consideró que “las políticas de género no están en la agenda ni entre las prioridades del Ejecutivo provincial”, e indicó que “esta falta queda demostrada en el hecho de que apenas el 0,04 por ciento del presupuesto se destina políticas de género”. Algo es seguro: se saldó una deuda.

Comentarios