Santa Fe y Córdoba reclamaron áreas de descanso en la autopista

En los 400 kilómetros del trayecto vial no hay ningún sitio que dé servicios y la posibilidad de una tregua a conductores. Se pidió a Vialidad Nacional que solucione esa carencia, que entienden es una de las causas que provoca muchos accidentes.


En los alrededor de 400 kilómetros de autopista que unen Rosario con Córdoba no existe ningún sitio de descanso para los conductores de las unidades que se trasladan. Como esta realidad forma parte del cóctel de motivos que hacen a las altas estadísticas en materia de acciones de tránsito, las provincias de Córdoba y Santa Fe hicieron un pedido formal a la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) para que, de manera urgente, articule las medidas necesarias tendientes a habilitar zonas de descanso —con o sin servicios— en la autopista mencionada.

El pedido fue formulado de manera conjunta por la Agencia Provincial de Seguridad Vial de Santa Fe y la Secretaría de Coordinación Interjurisdiccional de Córdoba.

Cansancio. La falta de áreas de descanso obliga a los usuarios a seguir su viaje, lo que disminuye la capacidad de atención para la conducción. Y en algunos casos, las detenciones se registran en banquinas o zonas de caminos, con los riesgos y consecuencias que ello implica.

El objetivo de este pedido fue lograr una disminución en la siniestralidad vial de la autopista Rosario-Córdoba, asumiendo que la lucha contra la inseguridad vial es una tarea cotidiana de todos los organismos del Estado, tanto nacional como provinciales.

En otras autopistas. En una sencilla comparación se refuerza el pedido formulado: la autopista a Santa Fe hay dos áreas de servicios en los 160 kilómetros de extensión (PK28 y 110) y otros tres (PK7, 73 y 145) de sólo descanso. En la autopista a Buenos Aires hay dos o más sitios. Lo mismo en la autopista Buenos Aires-Mar del Plata.

El reclamo de ambos organismos se suma a la investigación desarrollada por el fiscal de Cañada de Gómez, Angel Granato, tras los despistes en el tramo de esa ciudad, y a un nuevo pedido del Concejo de Cañada de Gómez donde se vuelve a insistir sobre un pedido de medidas de seguridad. (ver aparte)

Pero en esta ocasión, fueron los funcionarios de ambas provincias, el secretario de Coordinación Institucional del Ministerio de Seguridad, Javier Sosa, y el subsecretario de Seguridad Vial de la Agencia de Seguridad Vial, Mariano Cuvertino, quienes se mostraron preocupados por las condiciones de seguridad en la autopista.

“Ambas provincias experimentan altos índices de siniestralidad que se registran a los dos lados de la geografía de los territorios, y es sabido que el origen de los accidentes es multicausal a partir del protagonismo de las personas, de los vehículos y del ambiente”, dijeron los funcionarios de las dos carteras.

Señalaron también que la realidad muestra que un elevado porcentaje de los hechos se origina por la imprudencia de los conductores, asociada a un temerario desapego a las normas de tránsito en distintos aspectos como el no respeto de las normas, las velocidades máximas, conducir consumiendo alcohol, u otras sustancias.

Añadieron que en el caso de la autopista, y analizando detenidamente los tipos de hechos ocurridos en la misma encontramos una frecuencia de colisiones contra vehículos de gran porte, hechos que se registran fundamentalmente en horas de la madrugada y de la siesta, en relación con los tiempos fisiológicos de somnolencia (entre las 2 y las 6 de la madrugada, y entre las 14 y 16).

Fatiga y letargo. “En base a lo referido anteriormente, podemos considerar una predisposición a la ocurrencia de siniestros cuando existen los factores de fatiga o cansancio a la ocurrencia de siniestros cuando existen los factores de fatiga o cansancio y letargo en los conductores, normalmente asociados a una actividad prolongada y monótona, y tienen efectos nocivos sobre la calidad y precisión de las maniobras”, señalaron.

Y agregaron que “esta circunstancia está directamente asociada con la ausencia de áreas de servicios o descanso, en los cuales los conductores y acompañantes pueden detenerse para descansar, usar los sanitarios, tomar un café o reacondicionar el vehículo”.

Evitar despistes

En el caso de la autopista a Córdoba se registran despistes sin colisión previa (con y sin lluvia) con una frecuencia regular y colisiones de alcance contra vehículos de gran porte, a lo que se suma la ausencia de áreas de servicios y descanso. Esto no permite a conductores y acompañantes detenerse para descansar, usar sanitarios, tomar un café o reacondicionar su coche.

Comentarios