Se fabricarán baterías de Litio en Argentina

El país posee una de las mayores reservas mundiales. Este mineral está en la lista de las materias primas del futuro, por su uso en productos tecnológicos


Su nombre es cortito, apenas dos sílabas. Pero su uso es tan abarcativo que ya forma parte del «selecto club» de aquellas commodities llamadas a ser las materias primas del futuro.

Es un mineral. Lo tiene la Argentina y en cantidad. Es el que se necesita para poder fabricar las baterías de computadoras y celulares.

Es el que podrá dar impulso a los autos «que se enchufan», esos que con los años poblarán las calles de las distintas capitales y que rodarán en base a la energía eléctrica.

Hace más de dos años, iProfesional.com reveló en sucesivas investigaciones que Salta y Jujuy, en sus salares, son algunos de los territorios más prolíficos de este mineral, tanto a nivel país como en el contexto global.

Según lo monitoreado hasta el momento, Argentina ocupa el tercer puesto en reservas mundiales de litio, luego de Bolivia y Chile.

Las empresas multinacionales y los grandes fabricantes de autos a nivel global saben que van a necesitar de él y en cantidad. Y es por eso que ya se apuraron a sellar acuerdos con mineras, marcar su presencia en distintas jurisdicciones y asegurarse al menos parte de su provisión.

En ese sentido, el gran avance viene desde la Puna: con el aporte de nuevos socios, la empresa salteña Telmet acaba de inaugurar una nueva unidad de negocios dedicada a la elaboración de baterías de litio, llamada Enerlitio.

Estos acumuladores de energía se caracterizan por condensar una mayor carga por unidad de volumen. Además, tienen menor peso que los de plomo, ya que están diseñados en placas delgadas y rectangulares.

En este caso, las flamantes baterías están pensadas para ser utilizadas por automóviles, colectivos, maquinas viales y motocicletas.

Hasta el momento, Telmet es la única empresa de Sudamérica que inició la producción de la «energía del futuro».

Según pudo saber iProfesional.com, la intención no sólo es abastecer un mercado interno que irá creciendo al calor de los ininterrumpidos avances tecnológicos sino, también, la de exportar hacia distintos países de la región.

La batería «Made in Salta» no es el único movimiento para capitalizar el litio de estas tierras y hacer crecer un nuevo tipo de industria.

En efecto, Catamarca será la provincia que cortará las cintitas de una nueva planta, que se inaugurará en dos meses, y que tendrá por objeto el desarrollo de baterías de este mineral.

Así lo confirmó Daniel Barraco, físico investigador del CONICET y ex decano de la facultad de Matemática, Astronomía y Física (Famaf) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), quien coordina un grupo de científicos provenientes de distintas unidades académicas y de investigación.

Los especialistas agrupados impulsan un proyecto para la industrialización del mineral, con foco en la fabricación de baterías para productos electrónicos.

Conectar Igualdad, el motor inicial
De acuerdo con Barraco, la primera tanda de baterías albicelestes desarrolladas en base a litio estará destinada a los equipos del Plan Conectar Igualdad, el programa nacional a través del cual se distribuyen netbooks a los estudiantes.

«Contamos con el respaldo del Gobierno nacional, a través del Ministerio de Ciencia y Tecnología y del Ministerio de Industria. Se estima que se necesitarán más o menos 400 mil unidades para el plan Conectar. Lo importante es que estamos en condiciones para integrar todo (hacer la celda e integrarla a una batería) y sumar insumos nacionales», explicó.

La planta a instalarse en suelo catamarqueño será la primera de las tres fábricas que se prevén construir en el norte argentino.

Es que el requerimiento para alimentar de energía las computadoras oficiales es apenas una parte de la gran demanda que recaerá sobre esta incipiente industria.

En efecto, representantes de la electrónica local acercaron al grupo empresario su marcado interés en la producción de baterías para celulares.

Un movimiento similar lo dieron directivos del sector automotriz, conscientes de que, con el paso del tiempo, necesitarán cada vez más de este tipo de energía para impulsar sus vehículos eléctricos.

«La intención es que tanto la fabricación de celdas como el ensamble de las baterías se realicen en plantas ubicadas en las provincias que cuentan con el mineral. Es decir, la idea es concretar una industrialización en origen», expresó Barraco.

Y agregó: «El plan trazado es que en un futuro no muy lejano el litio que salga del país lo haga en forma de baterías y no como materia prima, a partir de un proceso ciento por ciento nacional».

¿También provincia de Buenos Aires?

Aunque a pasos menos firmes que Salta o Catamarca, la provincia de Buenos Aires también busca transformarse en un espacio de desarrollo tecnológico sujeto a la riqueza nacional en litio.

En este sentido, el diputado bonaerense del Frente Amplio Progresista (FAP), Abel Buil, presentó un proyecto en el que le solicita al Ejecutivo provincial, que lidera Daniel Scioli, que impulse la producción de baterías en suelo bonaerense.

«Es oportuno que el Estado provincial propicie estos esfuerzos. Máxime considerando que el 90% de las reservas de litio del mundo se encuentran en Argentina, Chile y Bolivia», recalcó el funcionario.

Tierra del Fuego también se suma
El extremo más austral del país es otra de las áreas que pugna por participar del incipiente negocio en base al mineral.

En recientes declaraciones, el ministro de Industria de Tierra del Fuego, Fabio Delamata, aseguró que esa provincia se encuentra trabajando en un proyecto que apunta a impulsar la producción de baterías y desarrollar un cargador universal de celulares.

«Nuestro fuerte de producción es la electrónica. Tierra del Fuego se vio beneficiada por la política de sustitución de importaciones», sostuvo el ministro.

Sobre el impacto de la polémica restricción a las importaciones, Delamata explicó: «Hemos tenido cierto ‘delay’, porque nos pidieron equilibrar los dólares utilizados para importar accesorios con exportaciones».

Como una de las vías de solución, al menos parcial, el funcionario remarcó que «las empresas electrónicas se han nucleado y están trabajando en un proyecto muy importante que se está desarrollando, en asociación con Córdoba, para producir baterías de litio».

Por qué es importante el litio
El litio es llamado a ser el «mineral estrella» del futuro, por ser uno de los más preciados por industrias protagónicas, como la electrónica y automotriz.

Salta y Jujuy, en sus salares, son algunos de los territorios que más riqueza poseen en la Argentina.

La demanda de litio para producir acumuladores de energía para autos movió apenas u$s32 millones en 2009. Pero, de cara a 2020, las estimaciones dan cuenta de que llegará a la friolera de u$s75.000 millones, según cálculos de la consultora internacional A.T. Kearney.

Por lo pronto, en 2012 las grandes terminales automotrices del mundo lanzarán al mercado 42 nuevos modelos que funcionarán en base a electricidad.

Los principales desarrolladores de vehículos eléctricos son firmas asiáticas, fundamentalmente de China, Corea y de Japón.

A nivel industrial, el aprovechamiento del litio que se extrae se divide de esta forma:
– El 30%, para baterías de automóviles y productos electrónicos.
– El 20%, a la producción de aluminios.
– Otro 20%, para la fabricación de vidrios y cerámicas.
– Un 12%, a la elaboración de lubricantes.
– Otro 18% se reparte en múltiples industrias.

División de reservas
Dado que Argentina, Bolivia y Chile controlan casi la totalidad de las reservas mundiales del mineral, trascendió que las tres naciones podrían configurar una organización similar a la que nuclea a los países productores de petróleo, con la capacidad para tomar medidas que incidan, a futuro, en la regulación de precios de este metal (una suerte de OPEP del litio).

La posibilidad ya está siendo evaluada por funcionarios argentinos con sus pares de Bolivia.

A nivel local, Tecchi, de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, no tuvo reparos en afirmar que «en un futuro cercano y con una producción plena, las tres naciones podrían conformar una suerte de Organización de Países Productores».

Fuente: iProfesional

Comentarios