“Se les cayó mi nieta recién nacida”

Una mujer demandará al Hospital “Eva Perón” de Granadero Baigorria porque en la sala de neonatología del nosocomio dejaron caer a su nieta de 21 días. Los médicos negaron la acusación.


“Lo que hemos pasado no tiene nombre y no tiene justificativo”, sostuvo en declaraciones radiales Selva Villaverde, la abuela de Ana Lucía, una niña de 21 días que ingresó al Hospital Eva Perón el pasado vienes con un cuadro febril muy crítico. “La nena ingresó con un cuadro febril, similar a lo que se llama la sexta enfermedad. Había que internarla en neonatología para que la cuiden y la atiendan mejor”, dijo.

La abuela relató en FM Horizonte: “La nena fue derivada a la sala de neo recién el sábado porque la fiebre no le bajaba. Hasta allí la atención era muy buena, de eso no nos podemos quejar. Pero a alguien se le cayó al piso. Y a nosotros nos dijeron que había caído a través de un ojo en la incubadora. Pero eso es imposible, porque para que eso suceda la nena tendría que haberse movido por sí misma, y supuestamente debía estar vigilada por varias personas”.

“Además –siguió la abuela- si se hubiese caído por el ojo de la incubadora se hubiese raspado con varios objeto metálicos, pero no tenía nada de eso. Pero sí tiene un chichón importante en la zona de la cabeza”.

Y al episodio en sí los familiares de la niña suman que fueron víctimas de “reiteradas mentiras” e intentos de “ocultar lo que en realidad había pasado”. “Todo pasó a las 6 de este martes, y recién a las 9 de la mañana un médico le avisó a mi hija que la nena se había caído. Mientras tanto le habían hecho estudios, la sedaron y nunca nadie avisó nada. Es más, terminaron diciendo que se le había caído a una enfermera, que se asustó y se fue y no podían saber quién había sido”.

Al día de hoy, la pequeña se recupera en la Sala de Neonatología del Hospital Eva Perón, donde fue sometida a diferentes estudios y cuidados. Aunque en principio no presenta consecuencias por el golpe permanecerá varios días más en observación. Según la abuela, Ana Lucía “está muy sedada y no tiene muchos reflejos; y apenas si puede comer”.

“Ellos pensaron que mi hija, que tiene 21 años, no iba a decir nada; pero vamos a denunciar todo. Es más, junto a mi consuegra sospechamos que los médicos se habían confabulado para no decir nada”, dijo la abuela y disparó: “Todavía no está hecha la denuncia formal porque nos estamos asesorando, pero vamos a pedir todos los informes médicos y el nombre de todas las personas que trabajaron el turno. Necesitamos saber por qué y cómo se cayó”.

Comentarios