La plata no alcanza

Se multiplican quejas por el miserable aumento de Perotti a docentes públicos

En redes sociales compartieron el caso de Melisa, una titular a la que el sueldo le rinde apenas dos semanas. También denunciaron que prestadores médicos suspendieron la atención, turnos y cirugías de la obra social Iapos.


Foto: archivo

Docentes públicos de la provincia de Santa Fe multiplican sus quejas en redes sociales por un incremento salarial propuesto por el gobierno de Omar Perotti que resulta insuficiente para paliar la crisis económica y hacerle frente a la inflación.

También denunciaron que desde el pasado lunes uno de los grupos de prestadores médicos suspendió la atención, el otorgamiento de turnos y las cirugías programadas a los afiliados a la obra social Iapos.

“Amsafe exige a las autoridades de Iapos y al gobierno provincial, la solución inmediata de esta situación, como así también de la cobertura de odontología en los departamentos del sur provincial”, señalaron en un comunicado.

En la cuenta de Facebook de «Docentes autoconvocados del departamento San Lorenzo» compartieron la dramática historia de Melisa, una maestra titular a la que el sueldo le rinde apenas dos semanas.

Melisa abrió intranet, para saber cuánto era el aumento recibido. Con una mezcla de impotencia, bronca y tristeza, nos escribe diciendo que ella estuvo de acuerdo con aceptar la propuesta, porque nunca llega a fin de mes y necesitaba el dinero. «Ya para el 15 se me termina la plata y tengo que comprar alimentos en el supermercado con tarjeta de crédito», explicó.

Ella vive con su pequeña hija que asiste a la misma escuela donde trabaja. Melisa es único sostén de familia. “El mes pasado le llegó una intimación de Litoral Gas, para que regularice un convenio de pagos atrasados y evitar que le corten el servicio. «No sé hasta cuándo voy a poder seguir alquilando. En la casa de mi mamá son cinco y no hay lugar para que vayamos para allá»”, lamentó.

Los docentes públicos recibieron un aumento del 10 por ciento del neto percibido en el mes de febrero. Para algunos implica un incremento de 3 mil pesos, como el caso de Melisa. Para los reemplazantes, puede implicar la miserable suma de mil pesos.

“Tenía la esperanza de poder levantar un poco la cabeza, pero en diciembre tengo que renovar el alquiler y me dicen que calcule un 30 por ciento más, de lo que estoy pagando hoy”, contó la docente, a la que se le va más de la mitad de los ingresos en pago de alquiler, servicios e impuestos.

Comentarios