Senadores del PJ ahora critican al kirchnerismo: “Si nos hubiesen consultado, hoy Perotti sería gobernador”

Los once legisladores peronistas de la Cámara Alta provincial interpelaron a las autoridades partidarias y salieron a disputar ese espacio. El sanlorencino Armando Traferri, hasta ayer K, encabezó la protesta


«Si el partido nos hubiera consultado, hoy el gobernador sería Perotti, sin dudas», afirmó el senador sanlorencino Armando Traferri, sin dudarlo.

La mención fue expuesta ayer, al presentar en Rosario la unificación de los once peronistas de la Cámara de Senadores de la provincia, y le pasó factura a los distintos sectores kirchneristas por haberlos dejado afuera del armado de las listas.

-así lo sienten- haberlos dejado afuera del armado de listas y la definición de candidatos y de estrategia de campaña.

«Así nos fue, por pensar así», les reprochó Traferri y sus compañeros de bancada, apuntando a mayo venidero, cuando se produzca la renovación partidaria y especulando con quedarse con su conducción o disputar un espacio de ese poder.

Pero así como Traferri y la mayoría de sus pares ahora critican abiertamente al kirchnerismo y a la conducción partidaria, hasta ayer jugaron en las elecciones, provinciales y nacionales, con la camiseta K puesta. Muy pocos, o casi ninguno de los actuales parlamentarios, se animó siquiera a deslizar crítica alguna contra la administración de Cristina; es más, aquellos que no comulgaban con este pensamiento, igual se sumaban a él, tal el caso del legislador sanlorencino.

Es cierto que la conducción partidaria actuó tan o más verticalista que cuando gobernaba Perón, y que por ello no hubo mayores cuestionamientos internos, esos mismos tan necesarios y sanos en cualquier democracia. Y junto a esto, una serie de caprichos acabaron por imponer y hacer indiscutible cualquier decisión. Se decidió en Buenos Aires la fórmula a la gobernación (Omar Perotti-Alejandro Ramos), con el visto de la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y se acabó. Nadie discutió.

Ahora, esos senadores que renovaron sus bancas (y algún otro que accedió el 10 de diciembre) son los primeros en elevar sus críticas. Les reprocha, precisamente, la falta de debate interno y la necesidad por conciliar un modelo de campaña electoral, que no lo hubo. Claro que, muchos de estos mismos senadores, se ocuparon más de su propia estrategia electoralista y retacearon sus apoyos a los candidatos provinciales y locales.

«Si hay internas mejor, pero basta de acuerdos de cúpula y que el partido funcione como un club de amigos. Lo peor que nos puede pasar es no tener candidatos luego para ofrecerle a la gente», analizó el senador galvense Danilo Capitani (San Jerónimo), agregó: “Perotti fue un excelente candidato, pero le faltó tiempo; insistimos en acompañarlos a los candidatos en el territorio, pero no hubo tiempo», justificó.

Y continuó: «Basta de acuerdos de cúpula y que el partido funcione como un club de amigos. El partido debe mirar menos a Buenos Aires y más acá, ser más abierto a la opinión de todos los que lo integramos, por algo no pudimos ganar”.

Los senadores asistentes a dicha conferencia y que adhirieron a esta crítica, además de los mencionados Armando Traferri (San Lorenzo) y Danilo Capitani (San Jerónimo), son Rubén Pirola (Las Colonias), Alcides Calvo (Castellanos), Eduardo Rosconi (Caseros), Cristina Berra (San Martín), Ricardo Kaufman (Garay), José Baucero (San Javier), Hugo Pucheta (Vera) y Guillermo Cornaglia (Belgrano).

 

Comentarios