Siderúrgicas preocupadas por sobreoferta y pérdida de competitividad

Siderúrgicas se mostraron preocupadas por la creciente capacidad instalada en el mundo y el excedente de oferta que ofrece el mercado.


Es más, dejaron en claro que la brecha entre las exportaciones y las importaciones es cada vez mayor y la competitividad de la industria nacional se torna cada vez más difícil. En tanto, pusieron el ojo en la abrupta caída del consumo de acero como consecuencia, principalmente, del freno en la construcción. Sin embargo, esperan una levantada para el año que viene.

Parece que el sector deberá plantarse firme en 2013 para no perder terreno. Es que en el acto de presentación de la 19º Conferencia de Laminación y la 6º Conferencia de Usos del Acero – organizado por el Instituto Argentino de Siderurgia que se realizó ayer en el City Center -, José Giraudo, director ejecutivo de Acindar, dejó en claro que de cara al futuro, la situación no asoma con el camino allanado. “Hay un exceso de capacidad instalada en el mundo – se estima que es de 500 millones de toneladas – y se espera que para 2014 ese margen se cuadruplique y llegue a las 2000 millones de toneladas”.

Y haciéndose eco de esa problemática, Reinaldo Castilla, presidente del IAS, explicó que los costos en dólares se dispararon en lo últimos tiempos, causa que les hizo perder competitividad a las empresas nacionales. “la mano de obra está en niveles muy altos, mas que en 2001. Eso es preocupante porque la inflación aumenta, el dólar no se acomoda a esos niveles pero sí lo hacen los salarios. Esto está llevando a un descoloque a las industrias argentinas”, afirmó.

Es más, haciendo un análisis del sector sobre la situación de la balanza comercial, Giraudo se mostró preocupado por la disparidad existente y la tendencia de los últimos tiempos. Es que el directivo señaló que la brecha entre las exportaciones y las importaciones “es cada vez más grande y se acrecienta año tras año, lo que debe significar un llamado de atención para todos”. Siguiendo en esa línea, indicó que las empresas se enfrentan ante la “necesidad de desarrollar competitividad en toda la cadena de valor”.

Desde el IAS aseguraron que el freno de la construcción fue uno de los factores que puso en el freezer los índices de crecimiento para el sector siderúrgico. Sin embargo, se entusiasmaron ante una posible remontada para 2013. “Este año las ventas cayeron. Se espera un repunte para el año que viene. La crisis en nuestra región no tuvo el impacto que tuvo en Europa. Tenemos esperanzas que en el futuro cercano la situación mejore”, señalaron.

Otra de las puntas donde el directivo de Acindar mostró inquietud fue en la caída del consumo del acero. Es que Giraudo explicó que en el primer trimestre las ventas subieron “sólo el 0,7% contra un 9% del mismo periodo del año anterior”, lo cual calificó como una abrupta caída.

Por último Castilla reflejó que pese a las pálidas que mostró el sector en 2012, las industria argentinas vinculadas con la actividad se encuentran trabajando a una capacidad del 85%. Y si bien dejó en claro que los niveles no son los de 2011, de mantenerse este ritmo “expresarían síntomas muy buenos para encarar lo que viene”. Es más, el presidente del IAS sostuvo que el próximo Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos del 2016 serán un signo vital para el país. “Los eventos deportivos que llegan a Brasil van a empujar la economía de Latinoamérica. Por eso nos mostramos expectantes ante las construcciones que estos eventos demanden”, concluyó.

Comentarios