Sin acuerdo con el Gobierno, sigue la fuerte protesta de los tamberos

Los tamberos dejaron ayer por la tarde el Ministerio de Economía sin obtener ningún resultado. Antes habían fracasado en su intento por mejorar el precio de la leche en el tambo con el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar. Protesta con bloqueo de usinas y derrame de leche.


Al enterarse de que el Gobierno considera que el precio de la leche es un asunto entre privados, los productores comenzaro n a llevar más gente a las puertas de las 25 industrias bloqueadas (en territorio santafesino) por el reclamo de aumento.

Uno de los productores que participó de la reunión le confió a Clarín que desde el ministerio le dijeron que “este no es un problema de estado, arréglense con las industrias”, desentendiéndose de la situación y cerrando toda posibilidad de negociación.

Además, los productores “no descartan un contrapiquete de otros tamberos que integran cargos en los directorios en las fábricas”. Por lo que la continuidad de los reclamos ofrece un panorama de división y enfrentamiento entre los mismos productores.

Clarín recorrió ayer la zona del conflicto en el centro-oeste santafesino. Frente a cada industria la foto se repetía: productores reunidos, soportando la lluvia bajo azules toldos impermeables y un malhumor común hacia el gobierno nacional. En cada tambo, la imagen también era la misma: con pesar los tamberos abrían el grifo mientras la leche se escurría por los desagues.

En uno de los grupos más duros, en Colonia La Nueva y frente a los portones de una de las plantas de Milkaut, los productores colgaron en un acoplado una bandera con la inscripción: “Gracias Cristina por cerrar los tambos” .

A primera hora de la mañana de ayer, llamó la atención de estos tamberos ver al diputado provincial Germán Kahlow (kirchnerista que integra el bloque 100% Santafesino) tomar nota de las patentes de las camionetas de los productores, provocando un profundo malestar. “Duele que vengan a provocarnos y eso que hubo mucha gente que lo votó a este señor”, advirtió uno de los participantes del bloqueo.

Para los tamberos el costo que deberían pagar las usinas lácteas tendría que llegar a $1,80, aunque el precio ideal sería de $2. En la actualidad, las industrias pagan un promedio de $1,50 por litro de leche, precio que tienen desde hace dos años y “no se ajusta al ritmo de la inflación, por lo que los tambos trabajan a pérdida constante y van camino a la desaparecer”, le dijo a Clarín Agustín Muller, productor de la zona. El dato significativo lo dio a conocer el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (Ipec): en los últimos cinco años se cerraron alrededor de 300 tambos en territorio santafesino.

Luego de dos días de bloqueo a las usinas, después de tirar miles de litros leche de los tambos en las cunetas y fracasada la reunión con los funcionarios nacionales del área, el conflicto pareciera quedar empantanado, sin resolución inmediata y con un clima que se pone cada vez más tenso.

Comentarios