Coronavirus

Sin anuncios ofíciales las pymes de la región al borde del colapso

La parálisis de la economía producto del DNU presidencial de aislamiento social y la recesión acumulada conforman una bomba atómica para el Cordón Industrial.


Calles en cuarentena

El 80% de los trabajadores del Cordón Industrial se desempeña en empresas pymes y micro pymes, sector que viene siendo castigado desde 2017 con una carga impositiva insostenible, sumado a la falta de financiamiento productivo a tasas razonables por una desastrosa política económica del gobierno de Mauricio Macri. El grueso de estas empresas vienen sosteniendo su funcionamiento a base de capital de giro producto de continuar manteniendo clientes y facturación, la llegada de está pandemia y el posterior aislamiento aniquilan la cadena de pago ocasionando así imposibilidad de asumir los compromisos adquieridos.

Estos sectores están esperando anuncios urgentes y de inmediata implementación por parte del gobierno nacional que ayuden a sostener los ingresos necesarios para afrontar el pago de salarios, sin apalancamiento del estado el grueso de las empresas de la región tendrán grandes dificultades de pagar sus compromisos durante el mes de abril.

Las Cámaras de Comercio de San Lorenzo y la Unión de Comerciantes e Industriales (UCI) no se han pronunciado hasta el momento como así tampoco la CGT San Lorenzo. Si los plazos se extienden sin anuncios y comités de crisis la situación del Cordón Industrial puede tener reminiscencias similares a las vividas en 2001. Con el agravante que todo hace suponer que la cuarentena obligatoria se extenderá hasta el 13 de abril.

Sin dirigencia de peso

Las Cámaras de Comercio locales vienen desde hace mucho tiempo perdiendo peso producto de la falta de participación de las empresas de la región sumado a que las multinacionales que operan en la región mudaron todas sus gerencias a Buenos Aires y en algunos casos a Brasil, quitando así masa critica de poder especifico. No hay ningún dirigente de la región que tenga llegada provincial y mucho menos nacional que puede hacer escuchar la voz desesperada del comerciante, el dueño de una empresa de montaje o un pequeño contratista de obras civiles. En 2001 se perdieron más de 100 pymes y micro pymes en la región si en está crisis no agudizamos la capacidad de lobby necesaria el riesgo de cierre y despidos masivos de empleados está a la vuelta de la esquina.

 

Comentarios