Sin bancos, más de un centenar de chicos se quedaron sin estudiar en escuelas industriales de la región

En la región, unos 100 adolescentes deberán comenzar sus estudios secundarios, en 2016, en una carrera que no quieren hacer. La falta de bancos en los colegios técnicos pone en jaque el futuro del mercado laboral


En la Escuela nº 477 “Combate de San Lorenzo”, de San Lorenzo, alrededor de medio centenar de alumnos preinscriptos se quedaron sin cupos.

Una situación similar se dio en el colegio de Capitán Bermúdez con similar orientación curricular, el nº 293 “Posta de San Lorenzo”. Aquí también otros 50 chicos tampoco pudieron acceder al ciclo 2016.

Si a ello se agregan que los cupos existentes en otros establecimientos educativos con orientación industrial de Granadero Baigorria, Fray Luis Beltrán y San Lorenzo (la nº 672, Remedios de Escalada de San Martín), donde las vacantes para iniciar el 1º año fueron todas completadas, más de un centenar de adolescentes de la región iniciarán el secundario, el próximo año, en otro colegio.

La situación marca, por lo menos, dos aristas: una, la recuperación de la vocación del estudiantado para educarse con una currícula industrial, y otra, la falta de infraestructura para cubrir esta demanda.

Lo primero, que los jóvenes apuesten a capacitarse con un oficio que les facilite su futura inclusión laboral en la región (caracterizada por la gran cantidad de industrias radicadas), es un paso importante, y no solo para ellos, sino para el empresariado, siempre habido en la búsqueda de recursos humanos que son, muchas veces, difícil de identificar.

Lo segundo apuntado, vale indicar, que no es nuevo. La demanda del adolescente para con las escuelas técnicas viene sosteniéndose ya desde hace unos años, pero a pesar de ello, aún el Ministerio de Educación no parece haber dado un paso adelante para saldar esta demanda.

“Hicimos una preinscripción donde entregamos fichas a los padres, respetando el calendario impuesto por el Ministerio de Educación; fueron 207 fichas entregadas y los lugares disponibles eran 140”, explicó Marcelo Curioni, director de la escuela nº 477, anticipando así el desenlace que se preveía.

El docente sugirió a aquellos que se quedaron sin cupo “anotarse en otros colegios, aunque no tengan terminalidad técnica, para a fines del año próximo solicitar su pase; si se produce una vacante, serán contenidos”. Con ellos, su intención es alentarlos para seguir estudiando e iniciar su ciclo en el secundario.

La región volvió a demostrar, como el año pasado y el anterior, que aquellos establecimientos educativos que no forman oficios, no tuvieron inconvenientes para la inscripción de alumnos.

 

Comentarios