A días de la cosecha gruesa

Sindicalistas no descartan ir a un paro general por el cierre de la cerealera Buyatti

Esta tarde la conducción del Sindicato Aceitero se reunirá con la cúpula de la CGT San Lorenzo para analizar la marcha de este conflicto. El jueves habrá una nueva y última conciliación voluntaria en sede del Ministerio de Trabajo, en Rosario


La decisión del cierre de Buyatti parece irretornable y la posibilidad de un paro regional no es una posibilidad alejada.

La diligencia sindical puso un compás de espera hasta el jueves próximo cuando, ese día, se realice una nueva y quizás última reunión de conciliación voluntaria que el Ministerio de Trabajo de la provincia convocó para que asistan referentes de la cerealera Buyatti e integrantes del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA).

Puertas adentro, las expectativas no son muchas, pero es un paso ineludible para forzar la toma de decisiones que podrían ser drásticas.

La empresa anunció el mes pasado su decisión para cesar con toda producción y abandonar las instalaciones ubicadas en Puerto San Martín, y con ello, prescindir de su personal. Algunos, los menos, aceptaron un plan de retiros voluntarios, pero el grueso, unos ochenta empleados, quedaron a la espera del pago de sus indemnizaciones y una posible reubicación en otras industrias del rubro, también radicadas en el complejo sojero local.

Hoy, la principal diferencia es la modalidad de pago de las indemnizaciones, pues la firma se escuda en su protección legal de pagar sólo la mitad de lo que determinan las normas pues está declarada en procedimiento preventivo de crisis (PPC), además de contemplar el despido del personal “ante una disminución del trabajo por fuerza mayor o por causas no imputables al empleador”. En este caso, Buyatti no puede volver a alquilar su plata (fasonear) y ello, para sus dueños, es argumento suficiente para no volver a producir.

El sindicato reclama el pago de la totalidad de las indemnizaciones y en base al sueldo del aceitero, rechazando la propuesta empresarial que intenta abonar la mitad sobre un sueldo inferior al que marca el convenio y que es el que venían acreditando esos empleados, teniendo en cuenta que se “aceptó” una quita a base de esa situación de crisis financiera, en comparación al resto de los aceiteros.

Y además va por más, ya que cuestiona ese procedimiento preventivo de crisis y retruca a que los Buyatti, ante la falta de interesados en fasonear la planta, la ponga otra vez en ritmo de producción. Y de no ser así, entonces que pague el doble de indemnización, tal como lo determina el decreto presidencial en vigencia.

Reguera (izquierda), Brizuela (centro) y Monzón (derecha), los “pesos pesados” de la CGT San Lorenzo.

 

En este contexto es que esta tarde se reúne la CGT con el Sindicato Aceitero, adelantando que está a su disposición “para hacer lo que haga falta”. Por ello, la moción para que los aceiteros anuncien un paro general, por todos estos motivos expuestos, podría también contener una huelga en todo el Cordón Industrial convocada por el confederal regional.

Esto es lo que analizarán esta tarde y para lo cual, la decisión final se tomaría en base a lo que se resuelva el próximo jueves en la sede ministerial.

Como agregado habría que sumar la propuesta que viene exponiendo públicamente el gremio base para que los cesanteados de Buyatti sean “incorporados” entre los planteles de otras fábricas del rubro en la zona.

 

 

 

Comentarios