¿Buen o mal acuerdo?

Sindicato Aceitero y Buyatti acordaron que la fábrica no produzca más

La medida tiene alcance hasta fin de año, cuando las partes vuelvan a negociar. Mientras tanto, se adelantan las vacaciones durante noviembre y se pagarán salarios mínimos y no remunerativos, pero sin aportes sociales


Para algunos es un buen acuerdo pues se confirma la continuidad laboral en la planta que Buyatti posee en Puerto San Martín, durante los próximos dos meses, con el sostenimiento de cobertura médica para sus obreros.

Para otros, fue un mal acuerdo porque no ratifica que desde el 1º de enero próximo se sostenga el puesto de empleo y que hasta entonces la fabrica cese en toda su producción, cobrando en noviembre y diciembre un salario mínimo y no remunerativo, o sea, sin aportes sociales.

Es la mirada del vaso medio lleno o medio vacío.

Lo cierto es que este fue el acuerdo alcanzado entre el Sindicato Obrero y Empleados Aceiteros (SOEA) y Buyatti, propietaria de la planta industrial en Puerto San Martín donde trabajan 85 operarios y a quienes tienen como su patrón.

Vale retrotraerse a que se dialogó en estos últimos días y que ya se sabía de antemano que sucedería. Para mediados de octubre, Vicentín, arrendataria de dicho predio, comunicó que terminaba con su operatividad en virtud al fin del ciclo 2019 de la cosecha gruesa, y que su intención sería reactivarlo para marzo o abril del año entrante.

Oportunamente, cuando esta cerealera tomó posición de la planta de Buyatti, lo hizo haciéndose cargo del personal que se desempeñaba en relación de dependencia (con Buyatti), pero ahora que el alquiler se acabó, las dudas volvieron a surgir, casi igual que lo acontecido el año pasado: ¿Quién pagará los salarios? ¿De qué manera? ¿Habrá despidos o cierre fabril?

La respuesta fue el nuevo acuerdo que dejó insatisfechos a muchos, pero pòr el contrario, satisfechos a otros.

Pasado en limpio, desde este 1º de noviembre se adelantan las vacaciones de todo el personal y durante diciembre se harán tareas de mantenimiento, pues ya no habrá más producción hasta el año entrante. Durante estos dos meses -noviembre y diciembre- los empleados cobrarán sus sueldos mínimos, según cada categoría, manteniendo la calidad actual de su prestación médica familiar, pero acreditando los haberes como no remunerativos, o sea, sin aportes jubilatorios ni sociales.

El año entrante las partes volverían a reunirse para definir que sucederá durante los meses de enero, febrero y marzo, por lo menos, siempre y cuándo Vicentín u otro oferente quiera volver a arrendar el predio, pues de parte de Buyatti está más que claro que no tienen interés alguno en reactivar la fábrica por motus propio.

 

Comentarios