Tensión en el agro por rumores de suba de retenciones, derrumbaron la soja

La cotización de la soja se derrumbó ayer tanto en los mercados físicos como de futuros por un cocktail de rumores, y el más fuerte fue que subirián 5% las retenciones a la soja para llevarlas al 40%.


En la bateria de versiones también se escuchó la creación de una junta reguladora de granos que le ponga los precios al negocio y hasta la salida de Guillermo Moreno y su reemplazo por un hombre del secretario de Política Económica, Axel Kicillof.

El Ministerio de Agricultura tuvo que salir a negar las versiones. “Acá no hemos analizado nada. No se está estudiando nada de esto en este Ministerio”, dijo a Reuters Lorenzo Basso, secretario de Agricultura de la cartera agrícola.

Pero la usina es el Ministerio de Economía y eso también alimenta que hay mucho de intriga palaciega interna para sacar del ruedo a Moreno por parte de Kicillof, y que lo referido a la batería de medidas económicas, al menos ahora, no se tomarían.

Oficalmente, desde el Centro de Exportadores de Cereales y la Cámara Aceiteras dijeron apunto biz no estar al tanto de nada. Con respecto a la información que trascendió sobre un memo interno reservado escrito por el presidente de ambas entidades, Alberto Rodríguez, que confirmaría la información de una suba de las retenciones del 5% en todos los granos, aclararon que era un comunicación que daba cuenta de las versiones que circularon de los rumores y no una confirmación de datos.

El aumento de la cotizaciones de la soja en Chicago se convirtió en una tentación para un Gobierno muy necesitado de fondos. Según las versiones, que empezaron a correr pasado el mediodía, los anuncios se realizarían mañana. En ese marco de nervios y rumores, perdió fuerza el anuncio de la pesificación de los mercados de futuro, que fue el tema que el Banco Central  puso la semana pasada sobre la mesa, provocando la sensibilidad del mercado que, como se mostró hoy, reacciona nerviosamente ante los rumores.

Pero la versión sobre el potencial aumento a los derechos de exportación para el complejo soja, se diluyó más tarde cuando ya trascendía que las entidades del agro preparaban nuevas y renovadas protestas, y se restringió a la exportación de biodiésel.

Por un lado los fabricantes de biodiésel quieren aumentar el corte obligatorio para el mercado interno, actualmente en un 10 por ciento del gasoil, y llevarlo a un 20 por ciento, lo que implicaría duplicar el actual negocio en el mercado interno.

Al destinarse más biodiésel para el mercado interno bajaría la exportación actualmente afectado con una alícuota del 20 por ciento en los derechos de exportación.

En los primeros seis meses del año en curso las exportaciones de ese producto alcanzaron los 1.122 millones de dólares según datos del Indec, casi un 25 por ciento más que el año previo, de los cuales el Estado recauda unos 225 millones de dólares.

Lo que se pretende desde el gobierno es aumentar la alícuota vigente (podría ser al 25 por ciento) “para mantener los ingresos del Estado aún cuando el volumen exportado sea menor, y cambio elevar el corte obligatorio a la industria en el mercado local”, indicó una fuente cercana al Palacio de Hacienda. También habría un ahorro para el país ya que se reduciría la importación de gasoil.

Lo cierto es que la plaza bursátil sojera reacción con nerviosismo y fue así que la soja cayó $40 en la Bolsa de Rosario para llegar a los $1.760 en la condición disponible, y el Mercado a Término de Buenos Aires operó en límite de baja.  También hubo desesperación por vender soja mayo a u$s315, pero los exportadorese estaban totalmente retirados del mercado y no las tomaron.

Comentarios