La tormenta de granizo de ayer dejó a Andino, Timbúes y San Jerónimo Sud como las localidades más afectadas

En todos los casos solo hay que contabilizar daños materiales. No hay lesionados graves y menos aún víctimas fatales. Voladuras de techos, vidrios rotos, árboles caídos y autos abollados fue la postal del día después


Andino fue quizás de las localidad cercanas a San Lorenzo la más afectada. La pedrada destruyó plantas en campos y en égido urbano, donde también alcanzó autos y hasta viviendas. “Unas 35 familias debieron autoevacuarse por problemas en sus casas”, contó a SL24 Leonardo Tempestá, funcionario de la Comuna local.

El panorama de este jueves mostraba árboles caídos, calles todavía anegadas y decenas de vidrios rotos. En el casco urbano unas 40 casas se vieron afectadas, principalmente aquellas que “miran” hacia el sur. Pero los daños aumentarán al relevarse las casas de fin de semana.

El presidente comunal de San Jerónimo Sud, Marcelo Cisana, contó que algunas piedras caídas ayer en su pueblo “eran más grande que una manzana”, y aseguró que todas las casas que tienen sus fachadas hacia el sur resultaron afectadas.

“No hay una vivienda que mire al sur que no haya sufrido daños. Todas esas están afectadas en puertas, ventanas, tejas o chapas; los locales comerciales terminaron con sus vidrieras rotas. Hubo cables de electricidad, televisión y teléfono desparramado por las calles”, agregó en declaraciones a LT8 de Rosario.

Cisana confirmó que a pesar del tenor de la tormenta no se registraron lesionado. “Sólo se atendió en el efector a un conductor que sufrió la rotura de su parabrisas mientras viajaba por autopista, pero fueron lesiones leves”, acotó.

Algo similar sucedió en Timbúes, otra de las localidades afectadas por el meteoro. Tras la tormenta, el panorama fue bastante aterrador, ya que se repetía la postal de vidrios rotos, ramas de árboles caídas y autos abollados.

En los barrios más alejados del casco urbano, tal el caso de Gauchito Gil, también se observaron voladuras de techos.

El director de Seguridad de Timbúes, Alfredo Olivera, afirmó que más allá de los daños materiales, no hubo lesionados. Solamente se denunció un caso protagonizado por un empleado comunal que recibió el golpe de un hierro, pero con heridas muy leves.

Al igual que en San jerónimo Sud, el tamaño del granizo fue, por algunos minutos, gigantesco. Hasta las primeras horas de la mañana el pueblo continuaba sin servicio de energía eléctrica.

Otras localidades que padecieron el castigo de la naturaleza fueron Aldao, Andino, Carcarañá y la zona de Villa La Ribera, con diversos grados de daños materiales. También hubo algunos inconvenientes en la zona oeste de Puerto General San Martín.

Comentarios