San Lorenzo

Traferri: “No tengo nada que ver con el juego clandestino”

En una entrevista, habló de la acusación en su contra, su tarea legislativa, los proyectos presentados y su labor de apoyo a las instituciones del departamento. También de su preocupación por la cuestión ambiental y las gestiones para evitar el cierre de la planta de Dow


Armando Traferri

Ha tenido una agenda muy intensa en el Senado en lo que va del año

Sí. Siempre me caractericé por ingresar muchos proyectos. Con mi equipo de trabajo estamos siempre dialogando con los distintos sectores de la sociedad y consultándoles cuáles son sus inquietudes o necesidades y a partir de ellos presentamos proyectos que son para mejorarle la vida a todos los santafesinos y las santafesinas, que es una parte sustancial de nuestra función.

¿Y cuál cree que es el aspecto más acuciante sobre el que hay que trabajar?

Yo siempre digo que todos los problemas que tenemos como sociedad son problemas de educación. Todo se resuelve con más y mejor educación. Por eso muchos de mis proyectos van en ese sentido. Hace muy poquito en el Senado dimos media sanción a un proyecto que incluye educación y salud, que busca crear en todos los efectores públicos equipos interdisciplinarios para que los padres y madres puedan llevar allí a sus hijos y sacar el carné médico obligatorio para las escuelas. En la última sesión presenté una iniciativa que busca bajar la deserción escolar y ayudar a las mujeres embarazadas o estudiantes con hijos a culminar sus estudios, a través de un régimen especial de inasistencias. Siempre estamos trabajando para dotar a los establecimientos del departamento de nuevos cargos o que los privados tengan una tarifa energética preferencial, para que puedan destinar ese dinero a otras cosas. Es una tarea constante y trabajamos mucho en ello.

¿Y el aspecto productivo? Porque la pandemia también ha golpeado mucho allí.

Justamente, hace unos días junto a otros jefes de bloque recibimos en el Senado a representantes gremiales muy preocupados por el anuncio de cierre de la planta de Dow en Puerto San Martín. Luego nos reunimos también con ellos aquí en San Lorenzo. Nos contaron cuál es la situación, que es preocupante no solo por los 120 puestos laborales que están en riesgo, sino también porque ese complejo es el único que produce poliuretano, un elemento indispensable para la cadena productiva, especialmente la automotriz. Así que ese mismo día ingresé en el recinto un proyecto declarando la preocupación del Senado por la situación e instando al Ejecutivo a accionar para evitar el cierre. Pero, además de eso, hemos presentado también varios proyectos para dar incentivos a las empresas y comercios golpeados por las restricciones, que incluyen exenciones impositivas o financiamiento a tasas bajas para que puedan recuperarse, porque esto va a pasar y vamos a necesitar mucha actividad económica. Un proyecto reciente que presenté es muy interesante, porque plantea que tanto las escuelas, otra vez acá la educación, como los clubes de barrio sean incorporados a Billetera Santa Fe, así la gente puede pagar las cuotas y obtener el reintegro que da el sistema.

Los clubes y las instituciones intermedias también han sufrido mucho toda la situación

Totalmente. Yo te hablaba antes de la actividad parlamentaria. Pero yo sostengo que a nosotros nos votan para dar soluciones a la gente y a las instituciones. Entonces yo, además de lo que hago dentro del recinto, siempre estoy viendo cómo ayudar a las instituciones. Para eso tenemos una herramienta muy importante que es el Programa de Fortalecimiento Institucional del Senado, a través del cual hacemos aportes a instituciones, como clubes, escuelas, bomberos, centros de jubilados u otros que nos requieren asistencia. Es una herramienta muy valorada, porque esa gente que lo recibe realmente hace muchísimo con el dinero que le damos. Es un orgullo ver cómo lo invierten y generan un gran beneficio a la sociedad.

El otro día veía que el Senado también dio media sanción a un proyecto suyo sobre la Conciencia Ambiental. ¿De qué se trata?

Es una iniciativa que procura que, adhiriendo a una ley nacional, los 27 de septiembre de cada año se lleven a cabo acciones para concientizar sobre los derechos y deberes que tenemos como ciudadanos y también los que tiene el Estado en relación con el medio ambiente. La problemática ambiental no es un problema del futuro. Es un problema del presente y muy grave. Entonces tenemos que ponernos a trabajar para ver cómo implementamos formas de consumo y producción sostenibles en el tiempo. Presenté varios proyectos en ese sentido, pero uno muy interesante es el que propone canjear por créditos para el transporte o billeteras digitales el rescate de envases PET y de aluminio posconsumo. También está la prohibición progresiva de los cubiertos y bandejas descartables que no sean amigables con el ambiente. Es un tema que trabajamos mucho.

Por último, la Legislatura está abocada ahora al análisis de un tema de gravedad institucional, como son las presuntas filtraciones de audios de escuchas judiciales. ¿Qué opinión tiene al respecto?

Yo no formo parte de la Comisión de Acuerdos, que es donde está el tema. Pero el otro día pedí permiso para participar de la reunión, algo que está permitido dentro del reglamento, porque este es un tema que yo venía advirtiendo hace mucho tiempo. Que en Santa Fe se estaba usando el espionaje ilegal para intentar adoctrinar a los que pensamos distintos. Y ahora está quedando confirmado, con esa causa, en la que se acusa a la jefa de Inteligencia de Rosario de pasarle información de manera ilegal al ex ministro Marcelo Sain. Ya están apareciendo pruebas muy contundentes de que esto es así y yo lo que espero es que la investigación avance y se llegue al fondo de todo esto, porque a mí me han intentado hacer mucho daño con esto y es un hecho de gravedad inédita en la provincia de Santa Fe.

Usted se refiere a la causa de juego clandestino.

Justamente. Yo no tengo nada que ver con el juego clandestino, pero los fiscales, por cuestiones políticas, están empeñados en intentar involucrarme en la causa. Fueron al Senado a pedir mi desafuero y no pudieron presentar ni una prueba en mi contra. Llevaron una foto mía con mi nieto, que no sé de qué sería prueba. Y mencionaron dos reuniones que fueron desmentidas por el propio fiscal General y por el ex ministro Silverstein. Después de eso todas las normas y procedimientos indican que deberían haber archivo las actuaciones en mi contra, al menos hasta recabar alguna prueba para volver a pedir mi desafuero, pero tampoco lo hicieron. Se trata obviamente de una operación política para menoscabar me figura y la del Senado, y las cuestiones que se están ventilado ahora respecto del ex ministro Sain y el espionaje ilegal no hacen más que demostrarlo.

Comentarios