Tras las amenazas, el fiscal Marijuan apeló el fallo en la causa contra Gils Carbó

El juez federal Sebastián Casanello había desestimado la denuncia contra la procuradora por las designaciones irregulares de fiscales


El fiscal Guillermo Marijuan apeló hoy el fallo del juez federal Sebastián Casanello en la causa contra la procuradora general de la Nación, Alejandras Gils Garbó, por supuestos nombramientos irregulares de fiscales interinos y “ad hoc”.

Casanello había cerrado la causa el lunes pasado al entender que no hubo delito en las designaciones realizadas por la jefa de fiscales.

Marijuán, quien ayer recibió nuevas amenazas , apeló hoy el fallo del magistrado, según informaron a LA NACION fuentes vinculadas al caso. “Después de las amenazas, no le quedaba otra que apelar”, aseguró a este medio el senador nacional Mario Cimadevilla (UCR), que impulsó la denuncia contra la procurador general de la Nación.

Ahora deberá sortearse una sala de la Cámara Federal para que determine si ratifica el archivo de la causa u ordena profundizar la investigación, según consignó la agencia DyN.

El fiscal federal, que investiga al empresario kirchnerista Lázaro Báe z en el caso por presunto lavado de dinero, denunció ayer ante la Justicia que recibió amenazas telefónicas. Según contó, un empleado de su fiscalía recibió un llamado en el que le decían que si “apelaba” una causa judicial matarían a sus hijas. Esa fue la segunda amenaza que recibió en las últimas 48 horas.

LA NACION se comunicó con la procuración general de la Nación y con el juzgado criminal y correccional federal número 7, a cargo de Casanello, pero hasta el momento no habían sido informados sobre la decisión del fiscal.

Según señalaron fuentes judiciales a la agencia DyN, el escrito de Marijuan refutando los argumentos por los que la procuradora fue exculpada ante la denuncia presentada por Cimadevilla fue presentado esta mañana ante el propio Cassanello.

EL CASO

Casanello desestimó el lunes pasado la denuncia contra la procuradora Alejandra Gils Carbó y cerró la causa en su contra por supuestos nombramientos irregulares de fiscales interinos y “ad hoc”.

El fiscal Marijuan había impulsado la denuncia de Cimadevilla contra Gils Carbó ; promovido la investigación contra su jefa y pedido una serie de medidas de prueba. Pero, a juicio de Casanello, no había nada que probar; era un caso de los llamados “de puro derecho”, sólo había que evaluar si la procuradora tenía o no atribuciones legales para hacer las designaciones. Según él, las tenía.

Fuente: La Nacion

Comentarios