Trompadas en Fendi: Otra versión de los sucesos y seguridad privada ineficiente

Este fin de semana un joven sufrió quebradura de mandíbula. Su agresor fue sentenciado a 60 días de prisión domiciliaria. Previo a ello hubo golpizas dentro de la disco

Este fin de semana, uno de los boliches de San Lorenzo fue blanco de una gresca que acabó con un joven lesionado e internado al que le diagnosticaron quebradura de mandíbula.

Ocurrió en la disco “Fendi”, situada en San Martín al 1400, frente al predio del Pino Histórico.

Vale señalar que la feroz agresión se dio en la puerta, sobre la vereda, cuando Manuel Z, de 29 años de edad, se abalanzó sobre la humanidad de Facundo O, de 19, saltando por encima de los policías, para golpearlo y mandarlo al hospital Eva Perón, en Granadero Baigorria.

Tras confirmarse que poseía fractura de mandíbula rama ascendente del maxilar izquierdo, fue derivado a un sanatorio privado de Rosario.

Hoy se conoció la resolución de los tribunales locales, tras efectuarse la audiencia imputativa, en la que el agresor reconoció los sucesos y por ello fue sentenciado a sesenta días de arresto domiciliario.

Hasta aquí lo hechos que se expusieron públicamente y sobre los que actuó la justica.

Sin embargo, los familiares del sentenciado aseguran que existe otra versión de los hechos. No niegan la responsabilidad de Manuel Z ni que haya sido quien golpeó al potro muchacho, pero reconocen que previo al desenlace hubo otros hechos que motivaron a que todo terminara como acabó.

Según el relato aportado a SL24, un amigo de Manuel Z fue blanco de burlas, empujones y también golpes por parte de una “barrita” entre los que se hallaba Facundo O, Todo eso sucedía en el interior de la disco sin que el personal de seguridad privada actuara.

Finalmente, tanto fue el acoso que el aludido Manuel Z quiso hacer justicia por mano propia, de la peor manera, pues no solo lesionó a un prójimo, sino que acabó sentenciado con prisión domiciliaria.

De confirmarse la versión, llevaría a suponer que dentro del boliche las medidas de seguridad no funcionan como debería ser, pues de haberse reprimido tal acoso, quizás se hubiera evitado el desenlace conocido. Pero claro, eso sería ya entrar en el campo de las suposiciones.

 

 

Comentarios