Deporte

UFC quiere volver a Argentina

Santiago Ponzinibbio declaró estar en conversaciones para futuras veladas en la nación tras el único antecedente, hace más de tres años


En noviembre de 2018 se vivió un evento único en la nación. El UFC Fight Night 140 tuvo lugar en Buenos Aires, siendo la primera ocasión en la que una velada de UFC se celebraba en Argentina (por lo que muchos conocen el evento como “UFC Argentina”), y hasta ahora la última. El combate estelar fue entre Santiago Ponzinibbio, peleador nacional nacido en La Plata, y Neil Magny, de origen estadounidense. La victoria se la llevó el primero, tras tumbar a Magny de un puñetazo a mitad del cuarto asalto, alzándose, además, con el reconocimiento de “Actuación de la noche”. Por desgracia, tras algunos problemas de salud, Santiago tuvo que gestionar un parón de dos años.   

Además de la calidad de Ponzinibbio, otro factor determinante para la celebración del evento en Argentina es el interés de la UFC de acceder a nuevos mercados, como el latino, donde cada vez existe una mayor afición por la MMA. Es por ello que el propio luchador, que recuerda dicha velada como una noche inolvidable, está intentando que la organización vuelva a Argentina para este 2022 en una de las cuatro fechas en las que UFC montará peleas fuera de los Estados Unidos (una de ellas ya está reservada para Londres). Así lo declaró “The Argentinian Dagger” en una entrevista de hace poco más de un mes, justo antes de su combate contra Geoff Neal, que desafortunadamente perdió por Decisión Dividida, aunque no todos los espectadores estuvieron de acuerdo con el veredicto de los jueces. 

El deseo de UFC que Santiago expresa sobre la vuelta de la organización a Argentina no deja de ser una excelente noticia. UFC es la compañía estrella en materia de crecimiento rápido del mundo del deporte en la última década. Sus cifras de “Pay per View” se aproximan a las del boxeo, aunque a nivel mundial ya hay muchos eventos de la empresa de Dana White que superan a veladas de primer nivel del noble arte. Todo parece indicar que muchos seguidores están cambiando el ring por el octágono.

En ello tiene mucho que ver la promoción y la visión de negocio de White, que sabe seleccionar a sus luchadores por algo más que su habilidad en materia de pelea: las diatribas dialécticas previas a los combates son una herramienta de gran valor a la hora de promocionar una pelea. Si un luchador inicia una confrontación en los medios o las redes sociales, el “hype” crece, las respuestas crean expectación, y los días previos a la pelea tienen una actividad frenética en la red y en portales de apuestas, como Rivalry, con sección sobre las MMA, donde predominan las veladas de UFC por su seguimiento frente a otras organizaciones. ¿Fue el combate entre McGregor y Khabib el mejor de la historia? Tal vez no, pero sus personalidades lo convirtieron en uno de los eventos deportivos más seguidos de la historia.

Por supuesto, esta no ha sido la única gran rivalidad que ha existido. Míticos son los combates del propio McGregor contra Nate Díaz, o los que tuvieron Tito Ortiz y Chuck Lidell, así como los de Anderson Silva y Chael Sonnen o los de Jon Jones y Daniel Cormier, por citar algunos ejemplos. Unos eventos que polarizan las simpatías de los aficionados, que esperan ver cómo los luchadores dirimen sus apasionadas diferencias en un octágono. Y desde luego, los combates no pueden ser más serios, sólo hace falta ver cómo están los luchadores tras la contienda. Esto ha sido un motivo de controversia con el propio White, ya que algunos peleadores le acusan de no cuidarlos lo suficiente y de destinar pagas un tanto escasas a aquellos que no son “primeras espadas”, en contraposición a la estrategia de Bellator (su gran competidora), que tiene fama de preocuparse mucho por sus atletas. Sin embargo, los luchadores de UFC no están pasándose a Bellator (excepto cuando acaban su contrato con UFC), sino que quieren probar suerte en combates de boxeo contra algunas leyendas de renombre, ya que la bolsa puede ser mucho más suculenta. 

Sea como fuere, y dejando las polémicas a parte, la vuelta de UFC a Argentina es algo muy deseable, ya que implica una importante promoción y redunda positivamente en la economía y los puestos de trabajo. Esperemos que Santiago consiga convencer a White para que este 2022 vuelva la organización. 

Comentarios