Un año sin Paula: “Él era mi amigo y me hizo esto”

Lo dijo Alberto, refiriéndose a Gabriel Strumia, único detenido e imputado por el homicidio de Paula Perassi. Hoy se cumple un año de la desaparición de la joven madre que, estando embarazada, se fue de su casa y nunca fue vista nuevamente.


A un año de la desaparición de Paula Perassi, su padre Alberto volvió a charlar con FM Vale y mostró su fortaleza y su lucha para encontrar la verdad para saber qué pasó con su hija. “El Colegio de Abogados me ha ayudado muchísimo, desde Rita Porteiro hasta los que me representan”, señaló y agradeció Alberto.

“Hemos dado importante. Mientras estuve sólo quería haber la tranquera, que tenía muchas combinaciones. Llegué a tener esas combinaciones, pero la tranquera estaba cerrada desde adentro. Hoy la hemos trabado”, graficó Perassi sobre el vuelco que tuvo la causa en los últimos días y sobre la ayuda del Colegio de Abogados.

La semana pasada Gabriel Strumia, presunto amante de Paula y presunto padre del hijo que la joven esperaba al momento de su desaparición, quedó detenido e imputado por el homicidio de la mujer. “Él era amigo mío, sus hijos jugaban con mis nietos. Pasábamos días juntos. A los 15 días de la desaparición de Paula hablé con él y me negó todo. Cuando la semana pasada entró tapado a Tribunales y se negó a declarar me terminó dando la razón. Era mi amigo y me hizo esto”, dijo Alberto.

Siguiendo con esa sensación, Alberto reveló también que “dos semanas después de la desaparición de Paula fui a charlar con él (en referencia a Strumia) y me negó todo; hasta lloró con mi señora”.

Tras esa resolución de la Justicia local Alberto se mostró muy satisfecho y algo más aliviado, con la esperanza de que la verdad puede estar más cerca. “Parece que ahora la Justicia se puso los pantalones largos; lo que no sé es por qué antes tenía los pantalones cortos. Tengo que agradecerle otra vez al Colegio de Abogados, porque ellos demostraron que quieren saber de qué se trata”, señaló Perassi.

Paula salió de su casa el domingo 18 de septiembre. Se fue tras recibir un llamado telefónico desde una cabina local y nunca más se supo nada de ella. “Ese día estábamos en Córdoba, nos habíamos ido con mi señora a descansar. Terminó siendo ése, el último descanso antes de este gran castigo”, recordó al padre de Paula.

“Necesito saber qué pasó o qué hicieron con ella. Tengo que darles esa explicación a mis nietos. Ellos preguntas, y uno como puede contesta. Ellos están muy felices con sus abuelos, con su papá. Pero les falta su mamá”, cerró Alberto, un año después de la desaparición de su hija Paula.

 

Comentarios