Un buque está varado desde hace 12 días con la tripulación a bordo

Un buque que partió el 8 de agosto de Rosario con destino al Paraguay sufrió un desperfecto y se encuentra varado desde hace 12 días con su tripulación.


Un buque que partió el 8 de agosto de Rosario con destino al Paraguay sufrió un desperfecto cerca de la ciudad de Paraná, donde se encuentra varado desde hace 12 días con su tripulación a bordo.

Se trata del carguero Arapoty, perteneciente a la empresa argentina Tranship, pero con bandera guaraní. El buque había partido el 8 de este mes desde el puerto de Rosario con destino a Paraguay, para el traslado de una carga de yeso. Pero a las 72 horas de salir sufrió un desperfecto y quedó inmovilizado a ocho kilómetros de la capital entrerriana. Su tripulación, diez trabajadores de nacionalidad par, ya no tiene víveres y pidió ayuda diplomática.

Los tripulantes no pueden descender del barco, ya que se encuentran en aguas internacionales. Mario Porto, titular de Prefectura Paraná, indicó que “al estar territorio extranjero, se consideran como aguas internacionales y la tripulación de ningún barco puede bajar sin causa justificada. Sí se hacen relevos”.

El capitán Aníbal Coronel, responsable del buque, aseguró que, para la labor, la firma con sede en Río Gallegos les entregó una nave que fue reparada luego de unos 10 años de desuso. Ahora el buque quedó varado sobre el río Paraná, kilómetro 608, margen derecha, a ocho kilómetros de la capital entrerriana, precisó el capitán a un canal de la televisión guaraní. “No se hicieron las reparaciones adecuadas, el buque no aguantó y la máquina reventó por el camino”, relató.

Situación desesperante. El encargado de la nave dio cuenta de una situación desesperante porque ayer ya sufrieron la falta de alimentos, que fue momentáneamente satisfecha gracias a la ayuda de la Prefectura Naval argentina, que proveyó al grupo de víveres para tres días más. “Los armadores argentinos nos hacen sufrir acá. Si no le insistimos, capaz que vamos a tener que tomar agua del río”, manifestó el paraguayo, quien sostuvo que el grupo ya está cansado de la situación y esperan ayuda de las autoridades diplomáticas.

Para colmo de males, la tripulación reclama el pago del encargo, que aún no se les abonó. “Ya queremos bajarnos porque nadie nos da esa seguridad para que nos paguen el sueldo. Yo así renuncio totalmente. Tenemos familias que dependen de nuestro trabajo”, dijo el capitán.

Coronel ya avisó que en estas condiciones no seguiría el viaje hacia Paraguay, debido a que la embarcación no reúne los requisitos. “Yo no me voy a arriesgar, ya les dije a los dueños. No voy a poner en peligro la vida de los demás”, advirtió.

Comentarios