Juan Pablo es uno de los prestadores turísticos de Esquel, que junto a otros empresarios turístico tuvieron una reunión con el intendente para evitar que la ciudad deje de ser un polo turístico para convertirse en un pueblo minero producto de una zonificación para un proyecto de mega minería.

La ciudad de Esquel tiene cerrado el turismo desde marzo cuando se inicio la pandemia, los empresarios relacionados con la actividad bregaban para poder abrir sus complejos y así poder atender a los visitantes para intentar palear la falta de ingreso de más de 8 meses. Según relata Pili en una entrevista realizada por un medio local la medida restrictiva excede la cuestión sanitaria denunciando que hay un proyecto de mega minería que es incompatible con el turismo, “están planteando una falsa dicotomía entre salud y turismo cuando la dicotomía es turismo o minería y creo que está quedando clarísimo qué se está decidiendo”, aseguró el sanlorencino.

 

La situación de los prestadores turístico es desesperante, la mayoría asegura que si no hay una apertura urgente van a desaparecer la mayoría de los emprendimientos de toda la zona. Habrá que esperar las próximas horas para saber si el Ministro de Salud provincial, Fabián Puratich encuentra alternativas para realizar las aperturas necesarias y así reactivar el turismo en la zona.

Proyecto minero

El empresario Eduardo Elsztain, a través de su grupo, concretó un joint venture con Yamana Gold, una compañía minera con base en Canadá, para extraer oro en el proyecto Suyai, cerca de la localidad de Esquel en la provincia de Chubut.

La empresa conjunta que llevará adelante el emprendimiento minero estará conformada en un 60% por Yamana y un 40% por el grupo encabezado por Eduardo Elsztain, uno de los empresarios más importantes del país con desarrollo en inversiones en bienes raíces y shoppings. El desembarco en la minería por parte del Grupo Elsztain, cuya nave insignia es la firma IRSA, fue en 2016 cuando adquirió el 51% de la minera Casposo.

El grupo argentino asumirá la responsabilidad de todos los asuntos ambientales, sociales y de gobierno (ESG) y, en particular, liderará los esfuerzos de permisos destinados a avanzar en el proyecto a través de sus diferentes etapas de desarrollo”, informó en un comunicado la minera Yamana Gold.

El empresario argentino desembolsará en un inicio 2 millones de dólares para alcanzar un total de 31,6 millones de dólares hasta 2024. “El desarrollo del proyecto se llevaría a cabo bajo la supervisión de una junta directiva de la sociedad con el grupo argentino que nomina a dos de cada cinco directores. Yamana nominaría a los otros directores”, señala el texto de la empresa canadiense.

“Actualmente existe una moratoria sobre la minería en la provincia de Chubut, que tendría que ser levantada para que el proyecto reciba aprobación para continuar. No puede garantizarse que esto ocurrirá, aunque uno de los objetivos de este acuerdo es un reencuentro con la provincia y la comunidad local bajo el control y la dirección de las partes argentinas”.

Según indica el comunicado, el estudio más reciente del proyecto de oro Suyai preparado por Yamana consiste en un “proyecto subterráneo de pequeña escala y alto grado”. “La opción de plan preferida requiere la producción de concentrado de oro de alta calidad, que sería transportado por tierra y por mar a fundiciones de oro en todo el mundo”, continúa el texto. “Como solo se produciría un concentrado, en Suyai no se utilizaría cianuro u otros productos químicos nocivos en el sitio” y “se espera que la producción de oro alcance hasta 250.000 onzas anuales durante los primeros ocho años”.