Una mujer de Timbúes apareció con la cara rota, en el Centro Cultural, tras una ingesta masiva de drogas

Anoche fue hallada tendida e inconsciente, luego de caminar kilómetros. Tras recuperarse, admitió haber ingerido tres clonazepam, un remedio usado para prevenir convulsiones y ataques de pánico


Anoche, una mujer mayor de edad, de unos 35 años, fue encontrada tendida e inconsciente en las escalinatas del Centro Cultural Batalla Punta Quebracho, de Puerto San Martín.

Trasladada hasta el centro de Salud Catalina Salomón, también de esa localidad, los facultativos lograron hacerla reaccionar, y una vez consciente, admitió que había ingerido tres pastillas de clonazepam, un medicamente de uso reservado que sirve para prevenir ataques de pánico y algunas convulsiones, entre otras aplicaciones.

Lo cierto es que tal remedio produce “alteraciones” psíquicas en caso de sobredosis, tal como sucedió con esta mujer, que decidió semejante ingesta luego de “padecer” una profunda angustia tras pelearse con su hijo, según lo dicho.

Tras restablecerse en espacio y tiempo, fue dada de alta para regresar a su hogar en Timbúes, desde donde había venido caminado hasta Puerto San Martín, al borde de la ruta 11, casi en estado de inconsciencia. De acuerdo a este cuadro, pudo haber sido arrollada por algún camión.

Entre los efectos secundarios que puede ocasionar el clonazepam figuran: somnolencia, mareos, inestabilidad, problemas de coordinación, dificultad para pensar o recordar, mayor cantidad de saliva, dolor en los músculos o las articulaciones, visión borrosa y cambios en el deseo o la capacidad sexual.

En caso de una sobredosis, sus efectos no deseados, se potencian.

.

Comentarios