Paranormal

Una mujer falleció… ¡y se mudó a la casa de sus vecinos!

El extraño fenómeno paranormal se produjo en España, cuando el fantasma de la víctima se instaló en la vivienda de una pareja y les hizo vivir un infierno.


Ocurrió en la “Casa de las Sirenas”, en España, y la gente todavía comenta los escalofriantes hechos. Todo comenzó cuando un joven y su novia estaban durmiendo en su departamento y escucharon “extraños pasos”. A partir de esto, vivieron un calvario imposible de olvidar y que pronto corrió de boca en boca.

Esta estrepitosa situación tuvo lugar en 2009, en el barrio Alameda de Hércules, cuando ambos revelaron a la prensa que su vecina, ya muerta, se instaló en su propiedad, causando todo tipo de manifestaciones paranormales. “Ruidos, movimientos y vibraciones” fueron algunas de las cosas que la pareja experimentó y por estos hechos se vieron obligados a mudarse del inmueble.

Aviso del fenómeno

Según recordó el hombre, una madrugada, cerca de las 3.30, dormía plácidamente con su pareja y ambos se despertaron al unísono luego de escuchar que alguien caminaba a paso firme por la casa. Si bien al principio se asustaron, luego dieron por hecho que se trataba de “típicos sonidos” de la propiedad, aunque esta vez se habían escuchado “con mayor intensidad”.

A la mañana siguiente, conversaron sobre el tema y llegaron a la conclusión de que podría tratarse “una vez más” de la señora que vivía en el piso de arriba, quien solía limpiar su hogar, mover muebles y caminar, pisando fuerte, luego de las 22. En su relato, los enamorados revelaron que la mujer era una “vecina ejemplar”, que se llevaban “muy bien” y hasta a veces les hacía “comidas y ricos postres”, aunque luego decayó en una dura enfermedad mental que poco a poco “la fue desgastando”.

Fue así como la entrañable mujer, al cabo de unas semanas del citado hecho murió recostada en el sillón, en el cual “siempre estaba acomodando de un lado a otro”, explicaron.

Impactante presencia

Tras la triste noticia, la pareja visitó la sala velatoria para brindarle el último adiós y después de hacer unas compras de frutas y alimentos regresaron a su casa. Ya esa misma noche vivieron algo que jamás olvidarían.

Otra vez, en pleno descanso oyeron pasos a muy pocos metros de su habitación y en esta oportunidad, “eran más fuertes, como si alguien estaba caminando dentro del departamento”, indicaron. A sabiendas de que no podía ser la fallecida vecina, él decidió ir hasta el comedor, lugar del que creyó provenía el extraño ruido, para ver de qué podría tratarse.

Antes de llegar al citado espacio se dio cuenta de que la silla de la cabecera de la mesa se trasladaba por sus propios medios. Si bien sabía que allí estaba solo, prefirió prender la luz para corroborarlo. Para su sorpresa, comprobó que en el lugar no había nadie, pero también que la silla no paraba de ir de un lado a otro del ambiente. De esta manera, sumergido en profundo pánico, le explicó a su mujer lo que había visto y ambos intentaron determinar el motivo.

Así, se consolaron pensando que podría tratarse de “típicas vibraciones, como cuando pasan los vehículos o algo así”, analizaron, aunque los dos sabían que algo malo estaba pasando en su propiedad. Desde ese entonces, aseguran que les fue “imposible dormir” y por eso eligieron mudarse.

Del más allá: la vivienda debió ser limpiada

Luego de unos días estos episodios comenzaron a repetirse “cada vez con más frecuencia y siempre a la misma hora”. Fue así como llamaron a un especialista para que hiciese una “limpieza” de la casa de esta extraña energía oscura. Así, acudieron a expertos luego que ambos fueron sorprendidos por un inexplicable “suspiro”.

Esa misma noche, el joven se levantó para ir al baño, “y al regresar me dijo que veía junto a la cama a una escalofriante figura”, comentó la mujer. Y describió: “Parecía que volaba, como los fantasmas de los dibujos animados o las películas”. Por último, el hombre recordó que no pudo ver el rostro de la aparición, pero que “físicamente era igual a nuestra vecina” y “una vez la vimos sentada en nuestro sillón”, coincidieron.

FUENTE: elcorreoweb.es

 

Comentarios