Uno de los grandes exportadores de biodiesel también debió parar la planta

Al igual que a las pymes, el precio interno tampoco le cierra. Frenó su producción a principios de mes y trabaja a un 20% de su capacidad. ¿De quién se trata?


Ni a las grandes empresas le cierra el precio interno del biodiesel. Después de que las pymes pusieran stop en las plantas, Molinos Río de la Plata decidió paralizar momentáneamente la planta Santa Clara ubicada en Rosario. Es que hoy la empresa trabaja cinco días para abastecer los cupos del mercado local y el resto del mes paraliza la producción. “Trabajamos a una capacidad del 20%”, aseguran. Los $4.661 por tonelada fijados por Nación no fueron suficientes para el sector. Es más, ni las retenciones móviles establecidas hoy en el orden del 19% son suficientes para beneficiar las exportaciones. “En el mejor de los mundos comenzaremos a funcionar nuevamente a fin de mes”, explicaron desde la aceitera.

Primero fueron las pymes quienes pusieron el grito en el cielo y terminaron poniendo stop en las plantas – desde la Cámara de Empresas Pymes de Energía y Biocombustibles (Cepeb) alertaron que el sector está en “estado de crisis” –. Y el precio que se elevó hasta los $4.661 sigue descolocando a las grandes empresas.

“Hoy la planta está parada porque no nos dan los precios establecidos. Trabajamos 5 días para producir las toneladas que tenemos que entregar en el mercado local y después paramos”, le contó a punto biz Norvald Braten, gerente de Santa Clara.

La planta rosarina pertenecientes a Molinos Ríos de la Plata había estado paralizada hace un mes atrás y en los primeros días de octubre volvieron a poner en marcha la producción de biodiesel, aunque el funcionamiento no llega a una semana. “Esperamos volver a reactivarla a fin de mes. Actualmente estamos trabajando a una capacidad del 20% que es para cumplir con los cupos nacionales”, afirmó Braten.

Y a pesar que el gobierno escuchó los reclamos del sector y anunció nuevas medidas – aumento del precio interno del biodiesel y retenciones móviles revisadas quincenalmente – el sector sigue tambaleando y no logra hacer pie. “Con los precios que hay en el mercado no podemos exportar. Sólo trabajamos para el mercado argentino”, indicó el gerente de Santa Clara.

Con trabajos en el sector de biodisel durante 5 días al mes, desde la planta tomaron la decisión de reubicar el personal para no llegar al punto de despidos. “Hay empleados a lo cuales se les deben vacaciones y hoy se las están tomando. Las personas de bio son quienes las reemplazan momentáneamente. A otras las ponemos a refaccionar las instalaciones”, aseguró Braten quien dejó en claro que hasta el momento no se pensó en impulsar despidos ya que, de cierto modo, la producción funciona parcialmente.

Desde el 10 de agosto, las pymes vienen reclamando por aumentos en el precio interno y, ante la falta de respuestas, ya son más de 20 empresas que debieron parar su producción.

 

Comentarios