Se hundió el pavimento en Catamarca y San Carlos y se tragó otro camión con materiales

Al igual que en junio de este año, un camión con materiales sucumbió ante la apertura del pavimento en esa calle de San Lorenzo. El conductor debió ser trasladado al Sanatorio Regional y un ayudante fue derivado a Rosario.


El pasado 25 de junio, un camión literalmente fue tragado por la calle Catamarca en su intersección con el Bv. Sargeto Cabral. El caño troncal de cloacas había cedido, provocando que se hunda el pavimento en el paso de un rodado que llevaba materiales de construcción. Los trabajos en la zona demandaron, por parte de Aguas Provinciales SA (ASSA), 3 meses.

Esta mañana ocurrió exactamente lo mismo, sólo a 50 metros de distancia. Esta vez el hundimiento se produjo en la intersección exacta de Catamarca y San Carlos. Y otro camión, esta vez cargado con arena, corrió la misma suerte. El conductor sufrió una descompensación y debió ser trasladado al Sanatorio Regional, mientras que se ayudante fue llevado al Sanatorio Laprida de Rosario luego de sufrir un golpe en la cabeza. Los dos, en principio, están fuera de peligro.

Marcelo González, gerente de la empresa ASSA, señaló que «a priori la situación es la misma y el problema es que la carga pluvial que reciben los caños hacen que no dé a basto la situación». Sobre el lugar puntual, González agregó que «cuando se hizo el arreglo previo no se detectó el problema».

Sobre la obra que se viene ahora González dijo que «es muy apresurado saber cuánto tiempo demandarán los trabajos», recordando que los trabajos anteriores «tenían una programación de 3 semanas y duraron 2 meses».

Para cerrar, el gerente de ASSA dijo que «es probable que deba abrirse una gran parte del recorrido de la colectora del caño que está generando problemas». En total son unas ocho cuadras. «No necesariamente vamos a abrir todas las calles», aclaró luego.

Otros hundimientos

En el año 2009 el escenario de un hundimiento similar al de esta mañana se produjo en la esquina de Bv. Sargento Cabral y Av. del Combate, cuando un pequeño pedazo de pavimento desapareció bajo el paso de los autos. Esa vez, no hubo víctimas ni personales ni materiales y la zona fue rápidamente vallada por personal de la Municipalidad de San Lorenzo y de Aguas Santafesinas.

Es socavamiento más recordado se produjo en septiembre de 2010, en plena “esquina de los bancos”, cuando literalmente un pozo se tragó la estatua de la madre que estaba ubicado en el cantero central de Bv. Urquiza, mirando hacia la Av. San Martín.

La escena fue vista por cientos de transeúntes que apenas podían creer lo que pasaba. Los trabajos de reemplazo de caños y repavimentación demandaron varias semanas.

Comentarios