“Vengan que me robaron y estoy corriendo a uno de los delincuentes”

Así le informó la víctima a la policía, quienes dieron con los cacos que, a esa altura, estaban escondidos en el arroyo San Lorenzo

Tras la detención del caco, desconocidos comenzaron a arrojar piedras impactando una de ellas en el parabrisas del móvil policial.

Un robo ocurrió ayer en Puerto San Martín que, por la tenacidad de la víctima y el rápido actuar de las fuerzas de seguridad se pudo dar con los delincuentes y recuperar los elementos sustraídos.

Alrededor de las 5.30 (aún en la madrugada) personal de la comisaría 5º recibe un llamado telefónico que decía “Necesito que vengan que me robaron y estoy corriendo a uno -de los presuntos ladrones- en el canotaje de Prefectura”.

Atento a los dichos, una patrulla se dirigen a la denominada bajada de Prefectura, donde un hombre, mediante señas, detiene la marcha del coche dando cuenta ser la persona a la que le habían robado, señalando el lugar en el que se encontraba el autor del hecho, esto era, en el arroyo San Lorenzo.

Precisamente, en dicho sitio observan a un sujeto con sus prendas de vestir mojadas, que inmediatamente es retenido y se identifica como José Agustín A, de 16 años, quien admite su participación en el ilícito y señala el lugar donde escondió los elementos sustraídos: en el interior de una canoa, tratándose de una amoladora, una soldadora y una prolongación.

A posterior y ya retirándose del lugar, con el secuestro de los elementos robados, personas de identidad desconocida, desde el sector de viviendas precarias situadas en la otra vera del arroyo, comenzaron a arrojar piedras hacia los uniformados, impactando una de ellas en el parabrisas de la unidad móvil provocando su rotura.

Mientras tanto, personal de la Prefectura Naval Argentina comunica que tenían detenido a un segundo individuo autor del robo, identificado como Nicolás G, de 27 años.

 

Comentarios