CASO VICENTIN

Vicentín: “Aceptamos un acuerdo porque es la alternativa para evitar la quiebra“

Apoyo de las cooperativas acreedoras del concurso de Vicentín.


Silvina Sefussatti es abogada. Desde su estudio jurídico defiende los intereses de 35 cooperativas integradas por productores del interior de las provincias de Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires, que son acreedores de la empresa Vicentín. En esta entrevista analiza los motivos por los cuales sus clientes están dispuestos a aceptar la propuesta de pago presentada por el grupo de Inversores Estratégicos en el juzgado que maneja la causa, a cargo del doctor Fabián Lorenzini.

¿Cómo recibieron los productores esta propuesta de pago?

Primero es necesario aclarar que los productores, en especial los más pequeños, fueron muy afectadas económicamente por el proceso concursal de Vicentin. Después de dos años recibir una propuesta razonable trae alivio. Sienten que es el mejor acuerdo posible, porque saben que quedarían resuelta la situación de 792 acreedores de menor monto sobre un total de 1700. Y el resto, los de mayores acreencias, recibirán un adelanto y un porcentaje restante en cuotas prorrateadas. Y, fundamentalmente, porque de esta forma se evita la quiebra, proceso en el que se liquidaría todo el patrimonio de Vicentin, los acreedores pequeños cobrarían mal, tarde y devaluados, y se perderían una importante fuente de trabajo.

¿Cuáles son los puntos que usted señalará como favorables para los productores?

Lo fundamental es que el objetivo es asegurar la continuidad de la empresa, También es muy importante la dolarización de la deuda contraída en pesos. Ante la realidad de nuestra economía, con una inflación tan alta, se   mantendría el valor de las acreencias. Como referencia, se estableció el precio del dólar a la fecha de presentación en concurso, que era de 60,778 pesos.

Otra condición favorable es la oferta económica. Un pago inicial de 297 millones de dólares en efectivo. Eso se distribuiría en 30 mil dólares a cada uno de todos los acreedores. Como le dije, cancelaría la situación a 792 de ellos.

Los saldos del total de la deuda quirografaria, se capitalizan y se ceden a un Fideicomiso, que administrará las acciones por el 95% del capital accionario de la empresa, quedando la participación accionaria de los actuales socios de Vicentin reducida a un 5%. El pago final será de 165 millones de dólares a los 12 años.

¿Cuáles son las expectativas de cara a los próximos meses?

Cerrar un acuerdo sería importantísimo, puesto que los acreedores recuperarán de la única forma posible gran parte de su dinero, que no siempre se logra en este tipo de procesos. Más allá de esto, la propuesta tiene beneficios múltiples: la empresa seguirá en marcha gestionada por profesionales de gran solvencia, conocimiento y prestigio en el rubro. De esa forma se garantizan los puestos de trabajo de los 1233 empleados directos y los miles de indirectos, además de continuar proveyendo de servicios a muchísimos productores.

¿Qué sucedería si la propuesta no es aceptada?

Si no se logran la aprobación de las mayorías necesarias para obtener la homologación del acuerdo preventivo, se abre un proceso de cramdown, que habilita a cualquier persona física o jurídica a adquirir la sociedad concursada a través de la transferencia de la totalidad de su capital social. Realmente vemos poco viable esta alternativa, la experiencia en nuestro país demuestra el rotundo fracaso de esos procesos, que, generalmente, terminan en quiebra y por ende en la liquidación de la totalidad de los bienes, con el consecuente cierre de la empresa y pesificación de las acreencias de los acreedores nacionales tal como fueron verificados.

Además, es un escenario muy engorroso. Debería haber uno o más interesados, y hasta ahora no se presentó nadie en el Juzgado. Y están los tiempos de gestión judicial. En una reciente reunión técnica la Sindicatura estimo que, si se cumplieran exitosamente todos los pasos, los trámites demandarían como mínimo 18 meses. Entrar en ese proceso, provocaría que a los 60 días terminarían los contratos de fasón vigente, con los que actualmente se solventa la actividad. Faltarían los recursos para asumir los costos fijos, y obviamente, no podrían pagar los sueldos a los trabajadores.

¿Considera que la conformación de nueva empresa y solución del conflicto ayudará a la transparencia del mercado de granos y crecimiento de mediano y largo plazo?

Claramente, cuando la mayor cantidad de empresas se dediquen al comercio de granos la posibilidad de la concentración monopólica es menor. Por eso es muy importante que este proceso concursal llegue a buen término, puesto que afectó a muchos productores agropecuarios, comerciantes y proveedores. Las empresas que integran el grupo de inversores estratégicos, en su mayoría son argentinas, tienen reconocimiento por su larga experiencia en los negocios agropecuarios. Y tienen capacidad económica para afrontar el pago de las deudas y aportar el capital de trabajo necesario para la continuidad de la actividad de la empresa. Eso fortalece le decisión de los acreedores de aceptar la propuesta de pago.

Comentarios