Candado oxidado no abre

Vicentin: Camino a la convocatoria y 800 trabajadores en manos de la justicia Argentina

Todos los caminos conducen a que presente convocatoria de acreedores tras la feria judicial y sea el Poder judicial, con sus tiempos, el encargado de resolver el destino del grupo empresario


Marcha de trabajadores de Oil resistiendo el cierre de la refineria, pese a esto la justicia cerró la planta

El conflicto económico del grupo Vicentin comienza a transitar días claves, ya a casi 60 días de anunciar su “strees financiero” no hay hasta el momento soluciones financieras y/o empresariales que hagan vislumbrar una salida sin pasar por una traumática convocatoria de acreedores y/o quiebra de la empresa. Todos los caminos conducen a que el 3 de febrero, primer día hábil para la justicia, la empresa tenga que afrontar un pedido de quiebra y haga un pedido de convocatoria de acreedores para lograr jugar sus últimos cartuchos.

Con la justicia ya como actor central de los destinos de la compañía comienza la cuenta regresiva para que los “fierros” industriales no se conviertan en obsoletos y por consiguiente poder poner en marcha nuevamente las plantas de San Lorenzo y Ricardone. La sociedad sanlorencina tiene frescos los recuerdos de la Refinería San Lorenzo, situación en donde intervino la justicia federal convirtiendo a la histórica planta en un montos de fierros oxidados y más de 300 trabajadores en la calle.

En relación a los trabajadores el Sindicato de Aceiteros mantiene una actitud demasiado pasiva en virtud que la totalidad de los operarios están cobrando sus salarios (sin aumentos previsto ni bono de fin de año), es probable que la actitud adoptada por el gremio termine no generando la presión necesaria para que los actores políticos nacionales, hoy concentrados en el préstamo otorgado por el Banco Nación, tomen cartas en el asunto cuando el candado este oxidado y reabrir la empresa sea una utopia.

En las calles de la ciudades del Cordón Industrial la mayoría de los actores sociales descree de la posibilidad que el gigante Vicentin termine cayendo, subestimando la situación, a diferencia de aquellos que tienen contacto con los números que aseguran que la subsistencia de la empresa pende de un hilo.

¿Sin fasón?

Un grupo de empresa del sector había iniciado negociaciones con la empresa Vicentin para firmar un fasón por 100 mil toneladas de girasol, operación que al grupo le podía traer algo de oxígeno para pagar salarios y proveedores locales, la operación iba encaminada y por cuestiones técnicas al día de hoy esta caída, habrá que esperar si negociaciones de último momento logran reflotarla.

En el día de hoy el intendente de San Lorenzo, Leonardo Raimundo, inició gestiones en la Casa Rosada para que la situación tenga visibilidad nacional y poder llevar tranquilidad a las cientos de familias de la región.

 

 

Comentarios