Estrés financiero

Vicentín paralizó toda su actividad en las plantas de San Lorenzo y Ricardone

Solamente se está haciendo tareas de mantenimiento, de acuerdo a lo indicado desde el Sindicato Aceitero. Preocupación gremial por el cobro del bono de fin de año. Mañana los sindicalistas se reunirán con los empresarios


Tras el anuncio de Vicentín que reconoció “atrasos” en su cadena de pago a proveedores debido a un estado de “estrés” financiero, las luces de alarma se encendieron en San Lorenzo y la región.

Sin embargo, desde la firma se emitió un comunicado oficial donde se ratificó la continuidad industrial del grupo, con el correspondiente sostenimiento de su plantel laboral y pago de salarios.

Así y todo, desde el Sindicato Obrero y Empleados Aceiteros (SOEA) volvieron a exponer su preocupación ante el futuro laboral inmediato.

Pablo Reguera, su secretario general, confirmó que recién mañana miércoles se reunirá con representantes de la empresa para conocer las razones de tal anuncio y sus implicancias en el futuro laboral en las plantas que Vicentín posee en San Lorenzo, tanto la instalada junto a su puerto como la que está ubicada al límite con Ricardone. Y también lo que pueda suceder en Renova, en Timbúes, donde posee un importante paquete accionario.

“Por el momento, Vicentín paralizó todas las actividades en sus dos plantas de San Lorenzo y suspendió las tareas que realiza el personal tercerizado”, rindicó en declaraciones radiales a FM 101.1

El gremio señaló su inquietud respecto a la discusión que tenía prevista iniciar para determinar el valor que se le asignaría al próximo bono de fin de año, que en estas condiciones, parece muy difícil de negociar.

Otra situación de preocupación es el futuro de otra empresa, Buyatti, que este año sus instalaciones fueron alquiladas por Vicentín, con intención de repetir en 2020.

 

Comentarios