El estado todo poderoso

Vicentín una historia similar al cierre de la Refinería San Lorenzo

Por Nicolás Carugatti


Un empleado histórico de la Refinería San Lorenzo llorando

En 2018 el Cordón Industrial vivía tal vez uno de sus momentos más triste de su historía con el cierre de la Refinería San Lorenzo, un emblema industrial, de un país que intentamos ser con refinerías de petróleo en lugares estratégicos para abastecer de energía el crecimiento de nodos productivos estratégicos, vaya paradoja a 70 años de esos proyectos las tapas de los diarios de hoy reflejan la falta de combustible para sacar la producción.

La Refinería San Lorenzo estaba en manos del empresario Cristobal López bajo la bandera de Oil Combustibles, López es un empresario cercano a la familia Kirchner que luego de la derrota del Kirchnerismo fue detenido por apropiarse de un impuesto a los combustibles por un valor cercano a los 8.000 millones de pesos, el empresario apuntó a Macri por su detención. Los embargos y la falta de managment puso en jaque la continuidad de la Refinería San Lorenzo y sus redes de estaciones de servicio.

Los habitantes del Cordón Industrial y las familias de los más de 200 empleados directos de la empresa comenzaron con marchas para evitar el cierre de la empresa, nadie en sus primeros días de lucha se imaginaba que podían apagarse las calderas y cortar el circuito continuo de producción imposible de volver a ser prendido, las maquinas se apagaron y la refinería hoy es un centro logÍstico sin refinación operado por YPF.

Marcha de empleados de Oil Combustibles en el centro de San Lorenzo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En está oportunidad otro cambio de gobierno y una nueva empresa que comienza con un proceso de crisis en nuestra región, en este caso Vicentín, que declaró públicamente su cesación a pagos 5 días antes de que Alberto Fernández asuma su cargo el 10 de diciembre de 2019. La empresa santafesina dejó de pagarle a más de 1000 productores que habían entregado sus semillas, a bancos nacionales e internacionales y cientos de pymes que prestaban servicios en las diferentes plantas.

El Presidente de la Nación, Alberto Fernández en junio de 2020 anunciaba el envió de un proyecto de ley para expropiar la empresa Vicentín provocando una reacción de diferentes sectores sociales que salieron a la calle para mostrar el enojo con la medida de estilización, movilización que hizo retroceder al presidente y dar vía libre para que continue el proceso judicial de convocatoria de acreedores.

Para poder continuar con las operaciones Vicentín comenzó a buscar jugadores del sector que puedan comprar semillas y realizar fasón para que las plantas industriales no paren y sea imposible volver a ponerlas en funcionamiento. Quién se muestra públicamente como garante de las operaciones es un excéntrico empresario, Ariel Olio curiosamente nadie levantó la voz y mucho menos los organismos del estado, Olio terminó consolidando el embargo más grande de la historía Argentina por 3000 millones de pesos a causa de no ingresar los dólares de exportaciones. En la actualidad no se conoce el paradero el excéntrico empresario.

Ariel Olio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este escandaloso episodio no impidió que se caiga la continuidad de la empresa gracias a empresas del sector que siguieron aportando semillas para continuar con las operaciones, esas empresas fueron Molinos Agro y ACA. Todo esto mientras continuaba la convocatoria de acreedores en los tribunales de Reconquista.

Hoy a 15 días de terminar el proceso judicial vuelve al centro de la escena la posibilidad de Vicentín una empresa con participación del estado, desconociendo por completo como funciona la industria. Esto surge por el pedido de un grupo de acreedores y operadores judiciales al Presidente de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, Rafael Gutierrez quien pidió la causa para su revisión.

Vicentín parece encaminarse a un final parecido al de la Refinería San Lorenzo, el que avisa no traiciona.

Comentarios