Delitos en Villa Felisa

Vigilia por un fallo de un juez rosarino que podría liberar peligroso delincuente

Incumplió una prisión domiciliaria y la camarista Sansó argumentó que "no era peligroso" y le concedió libertad con restricciones. Volvió a caer detenido por disturbios y tenencia de materiales explosivos. Apeló el fallo y otro juez en segunda instancia define su destino.


Los detenidos resisten las detenciones a piedrazos

En agosto del año pasado, a Fernando J. Rodríguez le dictaron prisión efectiva por tentativa de homicidio. El agresor hasta había admitido la acusación del fiscal Juan Ledesma. Cinco meses después, por pedido de la víctima, se le concedió la morigeración de la pena con prisión domicilia, que incumplió al día siguiente, por lo que volvió a quedar en prisión preventiva por resolución del juez Eugenio Romanini.

La defensa de Rodríguez y el fiscal Ledesma apelaron la resolución. Ya en segunda instancia judicial, la camarista Gabriela Sansó argumentó en la audiencia de apelación que Rodríguez “no era peligroso”, que la violación de la prisión domiciliaria “tenía justificativo” y que desobedecer la orden de un juez penal “no era delito”. Por lo tanto, le concedió la libertad con restricciones, informaron fuentes judiciales.

El mes pasado, Rodríguez estuvo implicado en una gresca de la que participaron cerca de 50 vecinos en Villa Felisa. Los disturbios ocurrieron en la puerta de una casa de Ingeniero White al 400, en donde vecinos señalaron que viven integrantes de una familia que tiene a maltraer a la barriada por diversos hechos delictivos. En uno de los allanamientos ordenados por la fiscal Melisa Serena, secuestraron un arma tumbera y cuatro bombas molotov.

Rodríguez quedó entre los seis imputados a los que el juez Carlos Gazza le dictó prisión preventiva por aquella gresca de fines de mayo en Villa Felisa. No obstante, la defensa del peligroso delincuente apeló el fallo, que deberá resolver el camarista José Luis Mascali en segunda instancia.

Los vecinos de Villa Felisa, cansados de los hechos cometidos por este grupo de delincuentes, se preguntan por qué sigue suelto y qué pasará con Rodríguez, a quien la camarista Sansó en segunda instancia no le atribuyó “la peligrosidad” de sus actos.

Comentarios